Galletas de avena

Esta receta es sencilla y rápida además de rica. Si estás buscando una receta que no sea muy dulce y que no lleve huevos, esta es la indicada. La puedes incluir en las loncheras y ofrecerlas como snacks.

Los ingredientes son:

— 1 taza de avena en copos.

— 2 cdas. de aceite de oliva suave (si tienes aceite de coco, lo puedes usar).

— 1/3 taza de harina de avena.

— 1/4 de taza de leche vegetal (yo puse de almendras).

— 3 cdas. de panela.

Preparación:

En un bol mezclar el aceite, la panela y  leche vegetal. A esta mezcla vierte la avena en copos y la harina de avena. Mezclar todo hasta que quede una masa que no sea muy suelta ni pegajosa. Si sientes que está un poco líquida puedes ir agregando de a pocos avena hasta que veas que la masa te permita formar bolitas que no se peguen a las manos.

Coloca pequeñas bolitas sobre papel manteca en un molde para horno y aplastalas suavemente. Tu horno tiene que estar a 180° y hornear por aproximadamente 12 minutos o hasta que veas que los bordes de las galletas se ponen doraditos.

A mí me salieron unas 12 galletas tamaño convencional y si deseas, puedes agregar semillas de linaza a la masa y las galletas seguirán quedando ricas 😉

1521046013995-376497460

Anuncios

Mermelada de aguaymanto

Después de tiempo, unos minutos para sentarme frente a la compu y escribir. Conforme los chicos crecen, surgen otras necesidades, diferentes actividades y nuevas rutinas tanto para ellos como para mí, es un camino constante de aprendizaje y de no perderse, porque la maternidad y maternar en casa no supone que te abandones y dejes de lado quién eres. A mí por ejemplo me encanta preparar platos nuevos, buscar recetas, hacer mis propias adaptaciones, esto me ayuda mucho a llevar de la mejor manera el trabajo en casa. Es por eso que ahora quiero compartir con ustedes una receta de mermelada casera con aguaymanto, la probé también con fresas (pero por acá la temporada de fresas está llegando a su fin) y salió igual de rica.

Es súper sencillo prepararla, necesitaremos:

  • Aguaymantos, yo compré un cuarto y utilicé casi todo, soy un poco mala con las medidas exactas porque en estos casos siempre ando probando cantidades.
  • 2 cdas. de panela, o si tienes miel también puedes utilizarla.
  • 2 cdas de linaza, la usé para darle una consistencia un poco más “espesa” a la mermelada ya que verás que conforme pasan las horas ésta se activa.
  • Jugo de medio limón.

La preparación:

Lava y si deseas corta por la mitad los aguaymantos y colócalos en una ollita junto con el jugo de limón, la panela o miel . Cocínalos a fuego medio por aproximadamente unos 15 minutos o hasta que veas que la fruta se va deshaciendo y llega a la textura que deseas. Apagamos el fuego y le agregamos nuestras 2 cdas. de linaza, removemos un poquito y listo! Nuestra mermelada está lista.

La colocamos en un envase de vidrio y puede durarnos en la refri hasta 7 días como máximo 😉

IMG_20180228_080451

La cantidad de dulce depende también del gusto de cada uno, yo coloqué esas medidas de panela porque a mí me pareció ideal, pero puedes agregarle una cucharadita más si deseas (tampoco es bueno abusar).

En lugar de linaza, puedes colocar dos cucharadas de chía si prefieres.

Como recomendación, te sugiero que en el frasco en el que vayas a verter tu mermelada coloques una etiqueta que indique hasta qué fecha se podrá consumir.

Ahora sí, ya tienes una receta de mermelada casera para poder comer con tus panes, galletas e incluso agregarle una cucharadita a tu yogurt natural o griego y sobretodo, para compartir con los chicos 🙂

Espero que te haya servido y gustado la receta. Sí deseas, la compartes!

Nuestra lista de canciones para celebrar el primer año de Amara.

Ya se ha hecho una tradición escoger la lista de canciones para el cumpleaños de los chicos, la hago teniendo en cuenta las canciones que escuchamos en casa y que a ellos les gustan, además de poner una que otra que vamos descubriendo y a ellos les gusta. Para el cumpleaños número 1 de Amara, grabé en discos las canciones para colocarlos dentro de las sorpresas que les entregamos a los invitados, a mí me pareció un recuerdo lindo: regalar musiquita para alegrar el alma y la vida 🙂

Es por eso que se me ocurrió contarles cuáles fueron las canciones que nos acompañaron como fondo musical ese día y que seguimos escuchando, nos encanta que los chicos identifiquen letras, sonidos, ritmos y los asocien a momentos. En la lista encontrarán una selección variada, tenemos a Cantoalegre con sus lindas versiones, Magdalena Fleitas, Petit Pop, Palavra Cantada, Marta Gómez, Sebastián Monk.

Este año también me di un tiempo para poder armar una nueva lista musical e incluir a nuevos grupos, he de confesar que es algo que me emociona porque me encanta la música y disfruto mucho escuchando a mis hijos cantar. Aunque la reunión para celebrar la vida de nuestra pequeña será chiquita y familiar (salió de improviso), no dejaré de llenar de música el ambiente.

Aquí va con cariño nuestra listita del año pasado:

  1. Abc

2. Aniversario – Palavra Cantada

3. Barrilete de colores

4. Canción del Eco

5. Canción del bebé que le cuenta a su mamá.

6. El botecito

7. El niño (Sebastián Monk)

8. El puente de Avignon

9. Las hormigas

10. Pequeñas cosas – Petit Pop

11. Por qué  Por qué – Petit Pop

12. Qué frío – Magdalena Fleitas

13. Que que tem na sopa do neném

14. Ronda de las disparejas – Cantoalegre

15. Toda crianca quer

16. Trío para un bolsillo

17. Un barco de sueños

18. Vovó

19. Zamba del viento

Hay una última canción que nos encanta y es de Carlos Fregtman, se llama “Arcoirís”, no encontré video en youtube, pero está incluída en este disco de Cantoalegre:

Si tienen alguna canción que les encante y quisieran compartir con nosotros, no duden en hacerlo 😉

Nuestro “Corazón de madre”

Todos los libros también se leen con el corazón y definitivamente existen aquellos que logran hacer que se acelere, se enternezca, se conmueva y se quede en tu corazón para siempre. Esos son los libros que atesoro y me acaba de pasar una vez más con este libro. Hace un par de años que navegando en internet lo descubrí y me enamoré (una vez más) de las ilustraciones y del contenido. Tengo una debilidad especial por los libros con ilustraciones grandes, simplemente me brillan los ojos y deseo tenerlos en mi mundo.

Como les he ido contando en ocasiones, me encanta comprar libros para mis hijos, me fascina que ellos tengan libros entre sus manos, que los vean, toquen y los cuenten una y otra vez. El libro del que les voy a hablar se llama “Corazón de madre” de Isabel Minhós, el título fue lo primero que me atrapó y en internet pude leer algunas hojas, me emocioné! Ahora que lo tengo y lo leí comprendí que había hecho una compra certera. En él se describen las diferentes emociones que es capaz de sentir una madre, el comienzo del libro para mí tiene mucho significado:

“El corazón de una madre no es solo un músculo que late sin parar.

Es un lugar mágico donde suceden las cosas más extraordinarias…

El corazón de una madre está unido al corazón de cada hijo por un hilo muy fino, casi invisible.

Gracias a este hilo, todo lo que le sucede a un hijo hace que algo pase también en el corazón de una madre”

Como dato curioso les contaré, que me enternecí con esta frase porque hace poquito Caetano fue de viaje por primera vez sin nosotros, viajó con sus abuelos, tíos y primos. Entenderán lo nerviosa, angustiada y nostálgica que estuve, aunque él la pasó de maravilla, mi corazón se sentía incompleto y el día que partió me pasó algo: estaba yo preparando unas cosas en la cocina, de pronto sentí que alguien tocó mi pierna, volteé a mirar y no había nadie, Amara y Murilo estaban jugando en otro lado y yo estaba absolutamente segura de haber sentido ese “toque”, inmediatamente corrí a escribirle a Omar y preguntarle a qué hora exactamente partía el avión de Caetano porque en ese momento pensé en mi pequeño. Me quedé completamente sorprendida cuando luego Omar me confirmó la hora,  exactamente un minuto después del “toque” que sentí, el avión había partido. Indudablemente nuestro corazón está  perfectamente unido al de nuestros hijos.

DSC_0023 (1)

Angustia, tristeza, espectativa, alegría,  plasmados en textos cortos y acompañados por las ilustraciones de Bernardo Carvalho que son  precisas para el contenido. Si se los leen a sus pequeños en voz alta (recomiendo a partir de 5 años) notarán que ellos también se enternecerán con la lectura y ustedes serán capaces de reconocer en sus preguntas y miradas que entienden (y seguro recuerdan) las situaciones presentadas en el libro. Este es uno de esos libros que me provoca leer en voz alta, que me provoca contar, recordar, sonreír e incluso lagrimear (lo sé, soy muy sentimental).

DSC_0025 (1)

DSC_0026 (1)

Es un libro hermoso, no se arrepentirán de tenerlo dentro de su biblioteca y disfrutarlo junto a sus pequeños 🙂