Nuestra lista de canciones para celebrar el primer año de Amara.

Ya se ha hecho una tradición escoger la lista de canciones para el cumpleaños de los chicos, la hago teniendo en cuenta las canciones que escuchamos en casa y que a ellos les gustan, además de poner una que otra que vamos descubriendo y a ellos les gusta. Para el cumpleaños número 1 de Amara, grabé en discos las canciones para colocarlos dentro de las sorpresas que les entregamos a los invitados, a mí me pareció un recuerdo lindo: regalar musiquita para alegrar el alma y la vida 🙂

Es por eso que se me ocurrió contarles cuáles fueron las canciones que nos acompañaron como fondo musical ese día y que seguimos escuchando, nos encanta que los chicos identifiquen letras, sonidos, ritmos y los asocien a momentos. En la lista encontrarán una selección variada, tenemos a Cantoalegre con sus lindas versiones, Magdalena Fleitas, Petit Pop, Palavra Cantada, Marta Gómez, Sebastián Monk.

Este año también me di un tiempo para poder armar una nueva lista musical e incluir a nuevos grupos, he de confesar que es algo que me emociona porque me encanta la música y disfruto mucho escuchando a mis hijos cantar. Aunque la reunión para celebrar la vida de nuestra pequeña será chiquita y familiar (salió de improviso), no dejaré de llenar de música el ambiente.

Aquí va con cariño nuestra listita del año pasado:

  1. Abc

2. Aniversario – Palavra Cantada

3. Barrilete de colores

4. Canción del Eco

5. Canción del bebé que le cuenta a su mamá.

6. El botecito

7. El niño (Sebastián Monk)

8. El puente de Avignon

9. Las hormigas

10. Pequeñas cosas – Petit Pop

11. Por qué  Por qué – Petit Pop

12. Qué frío – Magdalena Fleitas

13. Que que tem na sopa do neném

14. Ronda de las disparejas – Cantoalegre

15. Toda crianca quer

16. Trío para un bolsillo

17. Un barco de sueños

18. Vovó

19. Zamba del viento

Hay una última canción que nos encanta y es de Carlos Fregtman, se llama “Arcoirís”, no encontré video en youtube, pero está incluída en este disco de Cantoalegre:

Si tienen alguna canción que les encante y quisieran compartir con nosotros, no duden en hacerlo 😉

Anuncios

Nuestro “Corazón de madre”

Todos los libros también se leen con el corazón y definitivamente existen aquellos que logran hacer que se acelere, se enternezca, se conmueva y se quede en tu corazón para siempre. Esos son los libros que atesoro y me acaba de pasar una vez más con este libro. Hace un par de años que navegando en internet lo descubrí y me enamoré (una vez más) de las ilustraciones y del contenido. Tengo una debilidad especial por los libros con ilustraciones grandes, simplemente me brillan los ojos y deseo tenerlos en mi mundo.

Como les he ido contando en ocasiones, me encanta comprar libros para mis hijos, me fascina que ellos tengan libros entre sus manos, que los vean, toquen y los cuenten una y otra vez. El libro del que les voy a hablar se llama “Corazón de madre” de Isabel Minhós, el título fue lo primero que me atrapó y en internet pude leer algunas hojas, me emocioné! Ahora que lo tengo y lo leí comprendí que había hecho una compra certera. En él se describen las diferentes emociones que es capaz de sentir una madre, el comienzo del libro para mí tiene mucho significado:

“El corazón de una madre no es solo un músculo que late sin parar.

Es un lugar mágico donde suceden las cosas más extraordinarias…

El corazón de una madre está unido al corazón de cada hijo por un hilo muy fino, casi invisible.

Gracias a este hilo, todo lo que le sucede a un hijo hace que algo pase también en el corazón de una madre”

Como dato curioso les contaré, que me enternecí con esta frase porque hace poquito Caetano fue de viaje por primera vez sin nosotros, viajó con sus abuelos, tíos y primos. Entenderán lo nerviosa, angustiada y nostálgica que estuve, aunque él la pasó de maravilla, mi corazón se sentía incompleto y el día que partió me pasó algo: estaba yo preparando unas cosas en la cocina, de pronto sentí que alguien tocó mi pierna, volteé a mirar y no había nadie, Amara y Murilo estaban jugando en otro lado y yo estaba absolutamente segura de haber sentido ese “toque”, inmediatamente corrí a escribirle a Omar y preguntarle a qué hora exactamente partía el avión de Caetano porque en ese momento pensé en mi pequeño. Me quedé completamente sorprendida cuando luego Omar me confirmó la hora,  exactamente un minuto después del “toque” que sentí, el avión había partido. Indudablemente nuestro corazón está  perfectamente unido al de nuestros hijos.

DSC_0023 (1)

Angustia, tristeza, espectativa, alegría,  plasmados en textos cortos y acompañados por las ilustraciones de Bernardo Carvalho que son  precisas para el contenido. Si se los leen a sus pequeños en voz alta (recomiendo a partir de 5 años) notarán que ellos también se enternecerán con la lectura y ustedes serán capaces de reconocer en sus preguntas y miradas que entienden (y seguro recuerdan) las situaciones presentadas en el libro. Este es uno de esos libros que me provoca leer en voz alta, que me provoca contar, recordar, sonreír e incluso lagrimear (lo sé, soy muy sentimental).

DSC_0025 (1)

DSC_0026 (1)

Es un libro hermoso, no se arrepentirán de tenerlo dentro de su biblioteca y disfrutarlo junto a sus pequeños 🙂

 

Queque de plátano sin huevos

Hace días que debí compartir esta receta y recién me doy un tiempito, las actividades en casa son cada vez más intensas y aunque sí tengo un tiempo para mí, lo empleo en echarme un ratito o sentarme tranquilamente jeje… Este queque lo preparé para la lonchera de los niños,  hice algunas variaciones en los ingredientes y usé los que normalmente colocó en mis recetas. Me gustó el resultado final, los queques en casa duran sólo un día, siempre vuelan y como son hechos en casa entonces no me siento tan culpable al arrasar jajaja.

A los chicos les gustó, no les voy a decir que les encantó pero lo comieron bien, es que además le puse trozos de chocolate porque hace tiempo tenía ganas de comer un queque con chips o trozos de chocolate, pero no quería sentirme tan culpable al comer un pedazo. Sin más preámbulo, estos son los ingredientes:

  • 1 1/2 de harina integral.
  • 1/2 taza de harina de cañihua.
  • 1/2 taza de panela.
  • 3 plátano bien maduros (sí, esos que tienen la cáscara bien mosqueadita).
  • 1/2 taza de aceite (yo usé de girasol).
  • 2 1/2 cucharaditas de polvo de hornear.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Chocolate troceado o gotas/chips de chocolate, cantidad a gusto de cada uno… (yo usé mis obleas de Morona al 78% de Amazona Chocolate).*

Para prepararlo debes precalentar el horno (yo lo pongo a 180°C). Hacer un puré con los plátanos. En un bol colocar el aceite, la panela y la esencia de vainilla. Mezclar bien y agregar el puré de plátano, volver a mezclar.

Agregar poco a poco las harinas cernidas junto con el polvo de hornear y el chocolate troceado, mezclar hasta que esté todo integrado, no necesitamos batir, sólo basta con mezclar suavemente.

Colocar la mezcla en un molde engrasado (yo usé uno rectangular de 22 cms.) y llevar al horno por aproximadamente 45 minutos a 180°C , igual no se olviden de estar chequeando si ya está. Si al insertar un palito este sale limpio, nuestro queque ya está! Sacar del horno, dejar enfriar unos minutos, desmoldar y a disfrutar 🙂
*Para que el chocolate no se quede al fondo, antes de colocarlo en la masa debes mezclarlos con un poco de harina (enharinarlos) y luego agregrarlos a la masa 😉

DSC_0037
Y les mandé un trozo en la lonchera 😉
IMG_20170517_183708_958
Queque listo!! Le puse kiwicha encima antes de meterlo al horno.

Brownies chocolatosos

Como les contaba en la mañana, hoy preparé para el compartir entre mamás del colegio de los pequeños mis tan riquísimos brownies, esos de los que me encantan y que en casa vuelan ni bien salen del horno. Es que tienen ese toque amelcochadito que a muchos les gusta y se siente el sabor del chocolate, no es empalagoso, es irresistible 😛 Los he preparado en diferentes celebraciones y cuando se nos da el antojo de comer algo con chocolate (por eso siempre trato de tener las obleas en casa).

Uno de los secretos está en elegir un buen chocolate, a nosotros nos gusta usar uno que tenga por lo menos cacao al 70% y ojo que no es muy amargo para los chicos; sin embargo, pueden usar el chocolate de su preferencia, les quedará igual de amelcochado si siguen las proporciones. A esta receta yo le hice unas variaciones en mi afán de hacerlo no tan refinado e igual el sabor es muy rico.

IMG_20170512_191335

La preparación es sencilla y rápida, para preparar los brownies necesitarán:

  • 100 gr. de mantequilla.
  • 125 gr. de chocolate (yo uso obleas de Amazona chocolate con cacao al 70%, además es chocolate orgánico).
  • 2 huevos.
  • 1 taza de panela (o azúcar rubia si no tuvieran panela).
  • 1/2 taza de harina de trigo integral.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo (uso el cacao en polvo de Amazona también, si no tuvieran puede ser otra marca o cocoa, pero traten de usar cacao en polvo).
  • 1 cda. de vainilla.

El horno tiene que estar precalentado a 180°C, engrasar un molde cuadrado o rectangular de más o menos 22 cms. Se derriten la mantequilla y el chocolate a fuego bajito e ir removiendo con espátula para asegurarnos de que todo quede derretido, una vez se hecho esto apagar el fuego.

En un tazón se mezclan los huevos con la panela y vainilla hasta que queden integrados. A esta mezcla se le agrega en forma de hilo el chocolate derretido con la mantequilla y se mezclan, luego se agregan la harina cernida y el cacao en polvo, vamos mezclando con movimientos suaves y envolventes hasta que quede todo integrado. Colocamos nuestra mezcla en el molde y nos aseguramos de que no queden burbujas ni aire. Horneamos por 30 minutos aproximadamente (esto depende mucho de cada horno) o hasta que al insertar el palillo salgan algunas miguitas (esto nos asegurará de que el brownie al sacarlo de horno y dejarlo enfriar no se ponga duro) , en este postre no es necesario que el palillo salga completamente limpio. Dejar enfriar, cortar en las porciones que desees y disfrutar 😉

Me cuentan qué tal les salió, les recomiendo que si es la primera vez que los preparan estén pendientes del horno y que de acuerdo al tiempo promedio vayan chequeando para que no se les queme o se les ponga duro (me ha pasado que me pase de horneado y al sacarlo y dejarlo enfriar se me puso durito, aunque el sabor estaba rico jeje).

18422452_1938114433102115_816043733098667226_o