Las canciones que me hacen pensar en él, en el amor…

“Tanto que yo te busqué
y tanto que no te hallaba,
que al cabo me acostumbré
a andar con tanto de nada.
Cuánto nos puede curar el amor.
Cuánto renace de tu mirada.”

(“Te conozco” – Silvio Rodríguez)

Este 7 de abril, Omar y yo cumplimos 7 años de estar juntos, 7 años de nuestro primer beso y del inicio de nuestra historia. Creo que ninguno de los dos se imaginó todo lo que pasaría desde aquel día, cada uno tenía una historia que acababa de cerrar, cada uno tenía (aunque no confesaba en ese momento) heridas y cierto era que nos estábamos arriesgando a empezar una nueva historia.

Durante este tiempo hemos aprendido mucho, entre lágrimas, risas, carcajadas, caricias, bromas, poca paciencia, falta de comunicación en ocasiones, peleas… Y es que la vida en pareja no tiene que ser perfecta, pero el amor que nos tenemos siempre prima, a eso viene sumando el apoyo, comprensión y respeto que nos tenemos. Nunca hemos sido de las parejas que salen a celebrar fechas o se dan regalos, nuestras celebraciones creo yo que son distintas, celebramos cada día la dicha de tenernos el uno al otro, de poder mirarnos a los ojos y sin palabras saber que nos amamos mucho (además que confieso que desde un inicio le dije a Omar que eso de las flores, chocolates o el regalito no va mucho conmigo).

Por eso ahora, quiero celebrar como me gusta: con música, con las canciones que me hacen pensar en nosotros, en él, en mí, en nuestra historia, a la que vamos sumando nuestro aprendizaje, le vamos cambiando los colores a nuestro gusto y a la que vamos sumando más mundo, todo el mundo posible que somos capaces de conocer a través de los ojos de nuestros pequeños y de los nuestros. Hasta ahora me parece increíble pasar estos 7 años a su lado y que mi fondo musical esté acompañado de vocecitas que nos han dado la oportunidad de seguir andando.

He seleccionado 15 canciones, es mi pequeña lista, pequeña porque en realidad son muchas. No están en orden de preferencia, en realidad han sido las primeras 15 que se me vinieron a la mente. Espero las disfruten y me cuenten qué canciones les traen recuerdos a ustedes de los momentos compartidos con sus parejas y cuáles les han dedicado 🙂

Y antes de que me olvide… Felices 7 años amor!! Tendría tanto más que decir y contar, pero ya sabes qué es lo que siento por ti.

  1. “Te conozco” – Silvio Rodríguez

2. “Fusión” – Jorge Drexler

3. “A primera vista” – Chico Cesar (acompañado por Pedro Guerra)

4. “Me basta así” – Ángel González (es un poema suyo musicalizado por Pedro Guerra, forma parte del disco llamado “La palabra en el aire”)

5. “Te vi llegar” – Mexicanto

6. “Piropos” – Vicente Feliu

7. “Yo no te escogí” – Noel Nicola

8. “Menos mal” – Andrea Echeverri

9. “Loco por ti” – Frank Delgado y Buena Fe

10. “Quatro paredes” – Marisa Monte, Arnaldo Antunes, Cézar Mendes

11. “Pensando em você” – Paulinho Moska

12. “Que bueno, que bueno” – Jarabe de Palo

13. “Mi mapa” – Frank Delgado

14. “Propuesta” – Buena Fe

15. “Y el amor” – Joan Manuel Serrat

Lo estamos haciendo bien

“Vale la pena dejar de llorar
y hacer cita con el porvenir.
Vale la pena vivir.”
(Silvio Rodríguez)

He llegado a un punto de la crianza en la que estoy empezando a sentirme cómoda y tranquila, claro que es inevitable el cansancio al final del día pero Omar y yo estamos organizándonos cada vez mejor. A veces ya no es necesario que mientras él los baña yo le deje las pijamas sobre la cama, ya él mismo se encarga de escogerlas, aunque algunas veces al día siguiente me he llevado sorpresas que no han hecho sino arrancarme una sonrisa, por ejemplo hoy Caetano amaneció con un pantalón que le quedaba grande y un polo que no era del conjunto y Murilo, con polo y panties (en su defensa Omar dijo que le preguntó si quería ponerse short o pantie y Murilo escogió pantie).

“Nuestra familia, nuestros hijos dependen de nosotros y ellos sólo pueden sentirse bien y felices si nosotros lo estamos, si estamos también sostenidos emocionalmente para continuar recorriendo nuestro camino.”

He pasado de sentirme agotada y frustrada a sentir que voy aprendiendo a manejar mis propias emociones, mis temores, que soy capaz de comunicar mejor cómo me siento. La clave está en que ambos (Omar y yo) seguimos asumiendo y compartiendo responsabilidades, con el plus de poder reconocer más rápido nuestros errores y asumirlos, dándonos espacio para conversar aún más acompañándonos en nuestros proyectos. Nuestra familia, nuestros hijos dependen de nosotros y ellos sólo pueden sentirse bien y felices si nosotros lo estamos, si estamos también sostenidos emocionalmente para continuar recorriendo nuestro camino.

Luego de 5 años de ma-paternidad comprometida, nos detuvimos un momento a contemplar todo lo que estamos construyendo juntos, a preguntarnos cómo nos sentíamos, si somos felices, si sentimos que estamos apuntando a la dirección correcta. No está mal preguntarse estas cosas y tampoco se necesita llegar a un punto de crisis para conversar sobre esto. Siempre existe un momento aunque sea chiquito para los dos, para esos abrazos interminables, esas miradas infinitas, para contarnos que tal estuvo nuestro día… Lo estamos haciendo bien, estamos decididos a hacer las cosas bien, por nosotros, por ellos, para seguir dándoles seguridad, amor. Estamos reafirmando nuestro compromiso con la vida, con el amor, con el porvenir, con nosotros, con nuestros hijos, con nuestra familia.

mis chicos

Es nuestra crianza, sencilla, respetuosa, con mucho acompañamiento y amor, les estamos dando mucha seguridad y confianza, el verlos y saberlos felices es el mayor de los regalos, el saberlos tranquilos nos trae mucha calma y muchísimas ganas de seguir.

Para nosotros… Para la pareja que somos.

“(Escucho tu silencio.
Oigo
constelaciones: existes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta)”

Ángel González

Venía pensando en este post desde hace algunos días, venía pensando en cómo y cuánto es que hemos cambiado Omar y yo como pareja. Vaya que sí hemos cambiado! Somos una familia! Somos padres! Los días después de fiestas nos han servido a  ambos para pensar, detenernos un rato a mirar a nuestro alrededor, mirarnos a los ojos y conversar sobre nosotros porque necesitábamos rescatar algunas cosas y contarnos otras.

Cierto es que necesitábamos desnudarnos un poco, enfocarnos en nosotros, en Omar y Dessiree, porque últimamente éramos presa fácil del cansancio, la rutina, el estrés… Ni bien los niños dormían, o caíamos rendidos o empezábamos cada uno a continuar con nuestros trabajos aprovechando las horas de la madrugada. Quedaba en realidad poco tiempo para compartir, para conversar, para acurrucarnos un momento a solas o cuando ya lo estábamos teníamos que desprendernos el uno del otro porque alguno de los niños despertaba e íbamos a atenderlo.

Las cosas que rescatamos de nuestra conversación fueron valiosas, pusimos más en claro que el amor que nos tenemos es fuerte, que juntos hemos dado un gran cambio, un paso inmenso e importante, que si bien no nos dio tiempo de decidirlo con un poco más de calma: el día que nos enteramos que nos convertiríamos en padres, fue el momento en el que más felicidad y a la vez temor sentimos; es más, creo que nuestras familias sintieron lo mismo. Pero esa felicidad y ese amor nos ha guiado hasta donde estamos, nos mantiene firmes, seguros y fuertes para poder hacer frente a la ola de cosas y momentos desconocidos que nos tocarán vivir.

omar y yo

 

Venimos creciendo juntos, ambos somos conscientes del gran cambio que hemos dado y ambos estamos felices por seguir recorriendo el camino juntos. Se trata de crecer, de aceptar el cambio y tener bien puestos los pies en el nuevo sendero. No es estar a la expectativa de lo que puede pasar; sino, de estar preparado o dispuesto a afrontar cada  nueva situación, de saber que no estás solo remando en un mar desconocido. Se trata de tener la certeza de que a pesar de tener días cargados, cansados, estresantes (y con discusiones extra), sabes que tienes y tendrás a tu lado con quien hacer frente y solucionar todo, no tendrás miedo de entregarte, de dar la mano, de creer, de descubrir y de querer vivir.

12031437_1046087552077514_7730125356691322334_o

Con lo que hemos conversado, hemos reafirmado aún más nuestras decisiones, no vamos a decir que mágicamente las discusiones, las pequeñas luchas desaparecerán, porque eso también es parte de nuestra aventura y aprendizaje. Hemos aceptado el cambio y nos seguimos entregando el uno al otro para crecer juntos, para crecer junto a nuestros pequeños, para disfrutar de la familia que ahora somos. Porque no nos hemos perdido: nos encontramos, nos amamos, disfrutamos, seguimos, vivimos.

luz
Nuestras luces!