Caetano, mi pequeñito de la sonrisa hermosa

“Pedacito de papá y mamá,
pequeñito hecho de amor,
con amor y para amar.
Tu llegada es el camino…
A más vida, más felicidad”
(Dessiree, la feliz mamá)
En estos días me encuentro más sensible que de costumbre, reviso fotos de mis chiquitos recordando momentos que a veces sólo puedes volver evocar mirando imágenes, falta poco para que mi pequeño de la sonrisa hermosa cumpla tres años… Este tiempo se siente tan nuestro, porque no sólo es el cumpleaños de Caetano, también lo considero mío y lo es también de Omar: nuestro tercer cumpleaños como padres. Estos tres años para Omar y para mí han significado muchas cosas, cambios que llegaron rápido, nos han demostrado entre risas, lágrimas, horas de sueño interrumpidas, abrazos, besos, desayunos madrugadores y comidas frías (podría seguir nombrando muchas cosas más) que ambos tenemos una gran capacidad de amar, atesorar. Amamos cada instante desde que supimos que seríamos padres, amamos a esas viditas que son las razones por las cuales sonreímos, amamos a nuestra familia, cada rinconcito lleno de perfecta luz.
El pequeño caminante <3
El pequeño caminante ❤
Desde el instante en que supimos que Caetano estaba en camino, todo recobró más color, más intensidad, se reafirmaron los motivos para creer aún más en la vida, en la felicidad y aunque ahora esta vida exige un poco más de esfuerzo físico, tener más de cinco sentidos, teletransportación, memoria envidiable, tener múltiples personalidades (porque un día podemos ser Wendy, la excavadora amarilla, la excavadora anaranjada, Felipe, el camión amarillo, mamá pata, mamá Dessi o simplemente mamá y papá) y otras cosas más, se ha llenado aún más de un sentimiento enorme y desbordante, incomparable e insuperable… Llenas tu vida de amor.
Mi pequeñito, podré decirte “no!” algunas veces, amargarme, en ocasiones tener poca  paciencia pero debes saber que eso no le resta nada al inmenso amor que siento por ti y lo mejor es saber que para ti soy la mejor mamá. Cuando te miro y luego miro a tu hermanito, no me cabe la alegría en el pecho y a veces me parece increíble tenerlos, los miro y en los ojos de ambos encuentro todo el mundo que quiero conocer, en sus abrazos encuentro toda la paz que necesito; en sus besos, la ternura infinita; en sus risas, la música que quiero me acompañe toda la vida, y en sus corazones, acurrucadita y feliz… Ahí me encuentro.
Te amo infinitamente pequeñito.
Caetano, haciendo siesta
Caetano, haciendo siesta
Mi pequeñito de la sonrisa hermosa
Mi pequeñito de la sonrisa hermosa
Ya que falta poco para celebrar un año más junto a nuestro pequeñito amado, quiero compartir con ustedes el escrito que la abuelita Lorena preparó para él el día en que vino a este mundo…
 CAETANO
Durante el día brillo el sol
y toda la noche permaneció  azulada… ¡ah… la bella luna!
…Un día especial…
Es el día  que Caetano, el niño de los ojos grandes…
decreto: “es un buen día para nacer”
… tiene sus propios planes …el indico cuando debía ser y así fue.
Nació el 8 de Noviembre a la  hora en que el sol pinta el cielo de colores.
Es un niño fuerte y de carácter.
pide lo vital con impaciencia…
… mira…mira con sus enormes ojos
quiere abarcarlo todo.
En la forma de sus manos me encuentro…
en su carita están los rasgos de mis amados…
y en su llegada a nuestras vidas…
esta DIOS, el AMOR  y la VIDA
y yo… creo, creo…
SÍ…CREO.
¡¡¡Nacio mi nieto, Caetano…!!!
¡¡¡BENDITO SEA!!!
Lorena.
(08/11/2011)

Porteamos…

Desde este espacio queremos compartir la aventura con ustedes… “Semana Internacional de la Crianza en Brazos 2014” (del 7 al 11 de octubre).

Aquí estamos, criando a nuestros pequeños hombrecitos… Futuros grandes hombres y padres  ❤

Mi chiquito porteando <3
Mi chiquito porteando ❤

Los errores que cometí al usar un fular

Creo que todos cometemos errores a la hora de portear, al menos al principio (en nuestra etapa de iniciación). Por eso he decidido escribir este post, empezando por mis errores, que de seguro son los de muchos. Mencioné anteriormente que antes de usar un fular, sólo asistí una sola vez a un taller de porteo y luego de eso ni siquiera puse en práctica con algún  muñeco lo que aprendí ese día, menos lo que había visto en los videos, ni lo que me enseñó mi cuñada, creo que ese puede ser considerado el primer error: no haber practicado lo necesario antes de usar el fular con mi bebé. Caetano fue porteado en fular por primera vez a los 11 días de haber nacido, y no por mí; sino, por Omar, la técnica del nudo  la tenía en la cabeza, pero todavía me sentía un poco insegura para llevarla a cabo, así que llamamos a mi cuñada para que nos ayudara a envolverlo, Caetano lloró pero luego se quedó dormido y nosotros no queríamos que se despierte porque nos costaba mucho calmarlo, nos poníamos nerviosos. Decidimos también que Omar sea quien portearía aquella vez porque creímos que si se despertaba y tenía hambre, iba a ser más fácil que él se saque al bebé de fular, me lo de y enseguida lo enchufe a la teta (sí, aún no sabía sacarlo con facilidad del fular y menos que no era necesario deshacer el nudo para poder tetear).

Entre los errores que cometí porteando en fular están:

1. Tener el fular poco tensado, eso me ha pasado con mis dos pequeños. Con Caetano al principio, por el temor de que estuviera muy apretado y se sofocase mucho. Con Murilo, por querer colocármelo rápido al fular y salir antes de que me gane la hora para hacer compras, cocinar y/o salir a hacer algo que necesitaba.

2. Al tener el fular poco tensado o no lo necesario, el bebé estaba un poco más abajo de lo recomendable por lo que tenía esa sensación de querer sostenerlo con mis manos todo el tiempo. El bebé debe estar a una altura que te permita poder darle un besito sin necesidad de doblarte tanto hacia adelante.

3. Tapar la cara cuando porteaba a Murilo usando la posición cunita, lo sé, es algo que no se debe hacer por la seguridad del bebé, es muy importante asegurarnos de que el bebé pueda respirar correctamente y en mi defensa podría agregar que vigilaba muy seguido que respirara, aunque igual: no se debe tapar la cara del bebé.

4. Al portear en la espalda me olvidé que la espalda del bebé debía estar bien sujeta, eso  me pasó cuando decidí portear por primera vez a la espalda, sentía que Caetano se tiraba mucho para atrás, también era porque una vez más me olvidé de tensar lo necesario el fular (eso es básico).

5. Hacer un tipo de nudo con un fular que no se prestaba para hacerlo, eso me pasó cuando hice un nudo a la cadera simple con un fular que medía 4 metros, no lo repetí nunca más, a pesar de tener otro fular más corto no sé por qué pero hasta ahora no he logrado acostumbrarme a portear en la cadera.

6. La tela del fular no cubría todo el muslo, eso me ha pasado varias veces, debes asegurarte que la tela cubra todo el muslo hasta llegar a las corvas.

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.270107726360464.70926.167170676654170&type=3
Imagen tomada del FB de Espacio Arkhe

Esos fueron los errores que cometí en mis años de porteo (3 años), ahora ya luego de colocarme a mi pequeño en fular me veo frente a un espejo para confirmar que todo esté bien y luego no tener que sentirme incómoda, porque si es que no posicionas correctamente al pequeño en el portabebé, además de ser perjudicial el  mal uso de éste con tu pequeño también lo es para quien portea. Recomiendo además, asistir a talleres de porteo luego de tomada la decisión de usar un portabebé, elegir el que mejor se acomode a ti y empezar a practicar (importante) ni bien lo hayas comprado.

Porteando a la espalda con fular.
Porteando a la espalda con fular.

En estos enlaces puedes encontrar información sobre porteo seguro, tipos de nudos para portear y tipos de portabebé.

http://blog.monitosyrisas.com/category/criando-con-amor/en-brazos/30dias30nudos/ (De monitos y risas)

http://redcanguro.org/guia-para-elegir-un-portabebe-2/ (Red Canguro)