¿Porteo matutino? Sí! De todos los días!

El día de ayer (sábado) fue algo diferente comparado a nuestros sábados habituales, normalmente Omar trabaja de lunes a viernes; sin embargo, ayer tenía unos asuntos pendientes que tratar en la mañana, por lo que tuvo que salir temprano. El día anterior los chicos y yo la pasamos en casa de mis suegros y Caetano quiso quedarse a dormir con ellos, entonces la mañana del sábado fue como las de lunes a viernes pero sin el trote de ir al colegio, preparar lonchera e ir al colegio nuevamente a recoger a Caetano. Luego que Omar se fuera, Amara, Murilo y yo nos levantamos (7 am.) e inmediatamente comenzamos con las actividades cotidianas, con nuestro día a día, porque para los niños pequeños aún no hay distinción de los días de la semana.

Lo primero que hace Murilo al levantarse es pedir algo para comer, por lo que tuve que prepararnos el desayuno, al terminar de desayunar, recojo el servicio, limpio la mesa, barro, luego recién puedo terminar de vestirnos. Aprovecho en hacer nuestra cama mientras Amara y Murilo  se distraen un rato jugando, hasta que al cabo de unos minutos… Amara entra gateando a buscarme y yo sé que ya es la hora de su siesta matutina (9: 15 am aproximadamente). Entonces, es el momento de buscar el amado fular y usarlo, bendito porteo! Me ha aliviado muchísimo desde hace casi cinco años, pero nuestra actividad se volvió más intensa desde hace casi tres años, desde que nació Murilo, porque necesitaba atender a mis dos pequeños y hacer cosas en casa.

Algunas personas creen que las mamás que no trabajan fuera de casa, se la pasan bastante tiempo relajadas, como si ser ama de casa, mamá a tiempo completo no demandara esfuerzo, dedicación, desgaste de energías. No, no me estoy quejando de la elección que he tomado, porque siento que he ganado mucho, no he perdido tiempo, no me he sacrificado. Otras personas se “compadecen” porque no tienes una “ayudadita” extra y te miran y escuchan asombrados cuando les respondes que “Sí! Todos son mis hijos”, “No, no tengo una persona que me ayude… Mi esposo y yo nos hemos organizado, llevamos todo juntos”, “Yo elegí quedarme en casa y cuidar de mis hijos”, “Claro! Claro que trabajo, en casa, desde casa”, “Sí, me siento cansada… ¿Es normal, no? Soy un ser humano, no confundas el cansancio con frustración”. Son sólo algunas respuestas que me ha tocado dar, a veces prefiero no responder. Mientras me ponía a Amara a la espalda, se me cruzó la idea de tomar algunas fotos y retratar parte de mi mañana con los dos pequeños. Aquí el pequeño resultado:

Presentación1
Con Amara ya en el fular, continuo con las cosas de casa: barrer el cuarto de los pequeños.
Presentación2
Lavando las cosas que utilizamos en el desayuno
Presentación3
Ahora sí, me puedo lavar la cara.
Presentación4
Creo que no me vendría mal peinarme…
Presentación5
A peinarse! Amara empezó a quedarse dormida.
Presentación6
Nos lavamos los dientes.
Presentación7
Se durmió!
Presentación8
Cocinaré algo rápido, la verdad es que no quiero complicarme mucho la mañana.
Presentación9
Continuaré ordenando, el cuarto de los chicos es siempre como un campo de batalla.
Presentación10
Sentí que su cabeza no estaba bien sostenida, así que me ayudé con un pañuelo para que no cayera.
Presentación11
A veces puedo avanzar con cosas de mi trabajo. Además del trabajo en casa, trabajo desde casa… Es mi pequeño emprendimiento.
Presentación12.png
Ella despertó y parece que no de muy buen humor.
Presentación13.png
Eso es lo primero que la calma al despertar.
Presentación14.png
Parece que ya andamos de mejor humor 🙂 Murilo se nos suma.
Presentación15.png
Ella no había quedado del todo satisfecha, Murilo y yo jugamos a las muecas.
Presentación16.png
Murilo me pide que le ponga los zapatos para salir a la calle.
Presentación17.png
Murilo se distrajo, fue a coger un juguete mientras Amara y yo jugamos un rato también.
Presentación18.png
Ahora jugamos los tres.
Presentación19.png
Y mientras ellos juegan un rato, yo aprovecho para terminar de alistarme y luego saldremos un rato a pasear antes de la hora del almuerzo.

Transcurrieron unas tres horas desde que puse a Amara en el fular y básicamente eso es lo que hago mientras la tengo porteada. No pienso que ella se haya acostumbrado a los brazos, nosotros creemos que ella los necesita, que se siente segura, cómoda, yo puedo atender las necesidades más básicas de mis pequeños, nos entretenemos, pasamos tiempo juntos, compartimos. Que es un trabajo duro, sin remuneración económica, demanda mucha atención y te agotas, pero increíblemente al final del día, no puedes más que sentirte contento y maravillado por cada nueva aventura diaria vivida. Esta es una pequeña demostración de mi día a día…

Anuncios

Lactancia en tándem por segunda vez

Cuando me embaracé de Murilo, seguía dándole teta a Caetano y cuando nació, continué dándoles teta a ambos por 6 meses (Caetano se destetó solo) y ya luego sólo a Murilo. Durante el embarazo de Amara, Murilo continuaba tomando teta y hasta el día de hoy que Amara acaba de cumplir 4 meses, continuamos con la lactancia, ya Murilo tiene 26 meses y no veo indicios de un destete cercano y si soy sincera, tampoco lo estoy esperando.

Cuando entro a un grupo de maternidad o relacionado con la lactancia, me alegra saber que ahora hay más madres que no se han dejado cegar por la desinformación, por la abundancia de mitos en torno a la lactancia durante el embarazo y tándem. Lo triste es enterarse que muchas madres que suspendieron la lactancia durante el embarazo, lo hicieron porque su médico se lo indicó, una pena saber que muchos profesionales de la salud no están informados sobre el tema. Lo mismo para la lactancia más allá de los 2 años, creen que el pequeño ya no toma leche; sino, agua. Aquí apoyamos y defendemos la lactancia materna, para eso no necesitamos señalar o criticar a quienes por “x” razones decidieron no amamantar, pero lo que si podemos hacer es seguir informando, compartiendo información sobre la lactancia, sobre lo beneficiosa que es para madres e hijos, así algunos todavía continúen escépticos respecto al tema.

lamina teta embarazo

Ahora que amamanto a Amara y a Murilo, surgen algunos comentario que ya en mi primera experiencia con la lactancia en tándem había escuchado: Oye, pero… No te cansas? Cómo haces para darles a los dos? Debes tener un montón de leche? Pero, el mayor no le está quitando la leche a la pequeña? Esos son sólo algunos de los comentarios o preguntas más frecuentes sobre nuestra lactancia, a veces ya me da un poco de flojera responder, otras si les explico con paciencia “cómo lo hago” (sobre todo a aquellas que tienen un interés real en la lactancia). Contarles en primer lugar que sí me canso, sobretodo cuando les doy teta a los dos a la vez, esos momentos en realidad han sido pocos porque no he logrado encontrar la postura ideal, por eso he tratado casi todas las veces de darles por separado y no he planeado a quien darle primero: si al mayor o a la menor, simplemente a quien pida, le doy, es nuestro “a libre demanda”. Termino agotada al final del día y las tomas nocturnas de Amara me relajan tanto que la gran mayoría de veces (95%)me quedo dormida junto con ella. Cuando sólo le doy teta a Amara, Murilo está casi todo el tiempo presente, obviamente él siente celos y a veces trata de sacar a Amara de la teta,  se nos tira encima, o empieza a decir: “Amara no toma tetita”, lo que hago es decirle siempre que Amara es una bebé y necesita de la tetita de mamá como él también la necesita, a la vez que cantamos, conversamos y con la mano libre que me queda lo acaricio; esa es una manera de ponerle límites de manera respetuosa, porque como lo mencioné en líneas anteriores, el cuerpo no me da muchas veces para amamantarlos a  a la vez.

tandem 1

No tengo “un montón de leche” como algunos piensan, creo que tengo la suficiente, la que mi cuerpo sabiamente produce obedeciendo a nuestra libre demanda, no tengo ningún tip y menos algún truco para aumentar mi producción. Tampoco tengo alguna rutina en especial para amamantar a mis dos pequeños, todo surge de manera natural y creo que eso me evita el estrés de pensar en cómo haría para amamantarlos. Y no, el mayor no le quita leche a la pequeña; una vez más, nuestro cuerpo sabio, produce la cantidad necesaria de leche para la demanda de ambos pequeños.

Si estás embarazada de nuevo y sigues amamantando, no dudes en seguir haciéndolo si es que tu embarazo es seguro (vale decir, si tú y el bebé se encuentran bien) y si al nacer el bebé, tienes la oportunidad de poder amamantarlos a ambos, no te estreses pensando en cómo lo harás o en cómo organizarás las tomas, al principio sí te sentirás más cansada, quizá con menos disposición para darle teta al mayor, con dudas de si el menor estará tomando la cantidad de leche necesaria y otras tantas cosas que surgen y nos aterran tanto. Poco a poco, verás cómo podrás organizarte, lo importante es que trates de no rechazar al mayor porque todavía necesita de ti y más que querer teta, lo que quiere y necesita es a su mamá.

No sé cuánto tiempo más de tándem tengamos, pero de lo que estoy segura es que a pesar del cansancio, sigo disfrutando los momentos en los que le doy teta a Murilo, porque lo siento tan pegadito a mí, tan cómplice, tan conectado y eso hace que los pensamientos acerca de un destete próximo se desvanezcan. La vida, la naturaleza, el instinto y el bichito curioso de buscar información me han permitido poder darle a mis pequeños además de alimento, mucha conexión, mucho enamoramiento y ellos a su vez me han dado maravillosos momentos llenos de amor.

Nos hemos vuelto a enamorar: la llegada de Amara

“Ya está el rompecabezas amarrado
fue la pieza que andábamos buscando. 
No viniste del frío ni la lluvia
Llegaste del amor y de la luna…”

(“Niña de agua” – Víctor Manuel San José)

Nuestra pequeña Amara está por cumplir dos semanas y estos días han sido en ocasiones intensos, sobre todo porque el permiso de paternidad de Omar terminó (aquí en Perú la licencia por paternidad es de cuatro días) y desde el lunes yo me quedé en casa con nuestros tres hijos. Termino el día cansada y sin hacer todas las cosas que realmente quisiera hacer, a mis días les faltan horas y suena un poco irónico decir esto puesto que si acabo cansada, entonces lo que más desearía hacer sería descansar.

Cuando Amara nació sentí que mi corazón, mi cuerpo y mi alma se estaban preparando para una experiencia diferente, estaba esperando con ansias esta cuarta entrega de mi cuerpo, este cuarto brotecito que era esperado con ansias por todos. Sentí como mi vientre estaba agradecido por ese maravilloso regalo, luego de haber atesorado por casi 41 semanas a nuestra niña, nos la entregó sana, segura y con la certeza de que seguiríamos atesorándola y cuidándola siempre. En ese momento recordé lo maravilloso que es sentir como es que nuestros bebés encajan perfecto en nuestros brazos, en nuestro pecho, que la naturaleza y nuestro instinto son sabios y poderosos porque siempre están allí guiándote con amor y cuidado.

Amara, dos horas de nacida
Amara, dos horas de nacida

Había olvidado también, esas primeras horas de reconocimiento entre madre e hij@, de apego, de teta, de piel, de conexión que son tan necesarias y que ambos necesitan tanto fortalecer para poder establecer el inicio de  ese vínculo hermoso fuera del vientre materno. Esas horas, esos primeros días fueron mágicos, me permitieron reafirmarme en mi estado mamífero, saberme capaz de poder dar alimento, seguridad, protección a mi cría, de saberme que ahora yo era el mundo que ella necesita habitar, que mi cuerpo se prepararía y se encargaría de proporcionarle todo lo necesario para crecer sintiéndose segura, amada, completa, protegida. Todas esas sensaciones te invaden y hasta a veces te sobrepasan tanto que puedes creer fácilmente que puedes no estar preparada para criar a tu pequeñ@, y es que son tantas las emociones y tantas las expectativas que puedes tener al respecto que no importa si eres mamá por primera vez, por segunda, tercera o cuarta vez. Con cada nacimiento, tú vuelves a nacer, tú vuelves a reinventarte y a construir.

Amara descansando en mi pecho
Amara descansando en mi pecho

Y es que creo que de eso se tratan los nacimientos, son motivos para construir, son celebraciones de vida, de esperanza, son demostraciones de amor, de unión… La vida me ha permitido convertirme en madre nuevamente y realmente confieso que es una de las experiencias más maravillosas que disfruto vivir, no cambio por nada mis elecciones, mis vivencias, mis aprendizajes, mis tropiezos, mis fines de semana, las “malas noches”. Amara llegó para continuar con nuestros sueños, para demostrarnos que existen razones para seguir mirando hacia la vida, para continuar caminando hacia ella con esperanza y amor. Llegó la pequeña a completar nuestra familia, a demostrarnos que somos capaces de amar con intensidad a nuestros hijos, que podemos volver a enamorarnos y reafirmarnos una vez más en nuestras elecciones.

Pura luz!
Pura luz!

Nos hemos vuelto a enamorar… De la vida, de los colores, del camino, de nosotros, de los sueños, de nuestra maternidad y paternidad…

Conociendo a Brissa: ropa para el embarazo y lactancia

Confieso que en mis embarazos y lactancias siempre evité comprar en tiendas de maternidad, creía que si compraba alguna prenda sólo me serviría para usarla durante el embarazo y luego tendría que guardar la prenda para otro embarazo futuro o dársela a alguien que la necesitara. Además antes no veía tanta variedad de diseños y prendas  pensadas especialmente para usar durante esta etapa y la lactancia.  Ahora me he dado cuenta que existe una mayor variedad en cuanto a ropa para embarazo y lactancia, con diseños lindos y cómodos que puedes usar en ambas etapas, así que fui desechando un poco la idea de no adquirir ninguna prenda.

Algunas marcas  además de preocuparse en que las mamás y futuras mamás se sientan cómodas con la vestimenta, también se preocupan por apoyarlas para que puedan lograr una lactancia exitosa, lo que me pareció genial. Normalizar la lactancia, seguir derribando mitos e ir tejiendo de a pocos una gran tribu a la que muchas mamás puedan integrarse y sentir que no están solas. En este camino, conocí a una marca de ropa para embarazo y lactancia: Brissa.  Para conocer un poco más acerca de cómo nació  la idea de crear la marca, le pedí a Helen (creadora de la marca) que me contara qué la motivó y aquí les transcribo lo que ella amablemente me contó:

¿Cómo nació Brissa?

Somos una familia que apoya fervientemente la lactancia materna. Soy mamá de dos niñas a quienes les di teta hasta que ellas decidieron dejarla de manera natural y tranquila. Pude estudiar y trabajar en una oficina sin dejar de amamantarlas. Cuando dejé el trabajo de oficina, lo hice para dedicarme a la crianza de mis pequeñas, mientras empezaba a juntar productos que pudieran ayudar a la mamá a tener una lactancia con comodidad, discreción. Fue así que toqué las puertas de varios proveedores, entre ellos de ropa de lactancia, por diversos motivos algunos dejaron de producir  y otros no sacaban nuevas propuestas. La necesidad de seguir ofreciendo a las mamás nuevas prendas me impulsó a iniciarme en este rubro textil, al inicio no fue fácil, debía conocer los tipos de tela, diseños, buscar personal que pudiera confeccionar las prendas y que no fallara en las entregas, ver colores, tendencias, uff… Empecé a embarcarme de lleno en este campo de los negocios, de estrategias, de moda, de precios. Confieso que al principio me sentí perdida, no era lo mío y el apoyo de mi familia fue fundamental. Ya tenemos dos años con la marca y tenemos mucha aceptación por parte de las mamás. Queremos que Brissa sea una propuesta de calidad para la mamá que decide amamantar, más que ofrecer prendas de lactancia queremos brindar comodidad para amamantar, que la prenda sea regia y con estilo, pero sobre todo, que sea práctica y cómoda cuando das teta. Además como apoyo en nuestros dípticos tenemos un espacio de cómo poder lograr una lactancia exitosa, donde se incluye cómo debe ser la posición de la mamá y el bebé a la hora de amamantar.

11666183_438994942944451_269521371923302775_n

Me encantó la historia y sobretodo , saber que a pesar de que los inicios cuando deseas realizar algún emprendimiento no son fáciles, no te rindes, sigues adelante porque tienes un motor fuerte que te impulsa a seguir: la familia, además de las ganas y convicción de seguir ayudando a más madres que necesitan sentir mucha comprensión y ayuda a su alrededor.

Brissa, ofrece prendas con diseños y colores variados, pensadas en la comodidad de todas las madres, al crear la marca se trazaron como meta no sólo ofrecer productos lindos; sino también, ofrecer prendas que te hagan sentir más tranquila y segura a la hora de dar de lactar. También tienen una línea de batas y pijamas y les cuento que recientemente han sacado una colección de enterizos para bebé confeccionados en algodón acolchado, además de unas lindas y simpáticas ecobolsas con mensajes de apoyo a la lactancia.

Colección otoño-invierno 2015
Colección otoño-invierno 2015
Enterizo para bebé
Enterizo para bebé
Ecobolsa con mensaje de apoyo a la lactancia.
Ecobolsa con mensaje de apoyo a la lactancia.

Yo estoy más que contenta con mis prendas de Brissa, me siento cómoda con el diseño, con el material, con los colores y les estoy dando un buen uso ahora que estoy embarazada y sigo dando de lactar. Cuando nazca nuestra pequeña, sé que las prendas me ayudarán mucho ya que como bien saben, nosotros apoyamos la lactancia materna y nos alegra mucho encontrar además de grupos de apoyo, proyectos y marcas que se van sumando a informar y apoyar la lactancia. Ahora,  si me preguntan cuál es mi modelo favorito, me quedo con el modelo drapeado, me gusta porque se entalla al cuerpo y lo estiliza, durante el embarazo hace que la pancita se luzca y al tener elástico a los costados puedes recogerlo un poco para usarlo a la cadera o a la cintura. Así que mamás en la dulce espera o mamis lactantes, si quieren adquirir prendas cómodas, de calidad y con diseños y colores variados, no duden en buscar las prendas de Brissa… Se las recomiendo 😉

Tarde de parque y teta con mis chicos y la pequeñita en la pancita.
Tarde de parque y teta con mis chicos y la pequeñita en la pancita. En la foto uso un polo de Brissa, modelo drapeado en color lila.
brissa
Pancita de 29 semanas y usando un polo modelo cruzado-polivestido en color negro. Un básico para cualquier tipo de salida 😉

Si quieres saber cuáles son los puntos de venta de las prendas de Brissa en Lima, estos  son:

– San Borja: Tienda materna Mi  Wawino.

– Surco: Mamá Leona.

– Tienda Koalas (venta on line).

También puedes encontrar las prendas en Mamacitas Showroom.

Y  si quieres enterarte de cuáles son los nuevos modelos, promociones vigentes o deseas realizar alguna  consulta, puedes visitar su página en facebook:

https://www.facebook.com/Brissa.ropadelactancia

Los dejo con un video de la colección de ropa de esta temporada otoño-invierno 2015