Mi selección de canciones que hablen de maternidad

Siempre trato de poder transmitir en el blog lo que pienso, siento y vivo. A veces me gana el tiempo para poder escribir o cuando tengo un tiempito para sentarme con calma y escribir, tengo al segundo a uno de los pequeños pidiendo algo o a los tres juntos revoloteando a mi alrededor (la llamada vida caóticamente hermosa).

El post de ahora es musical, los que me conocen saben que la música siempre me acompaña, a veces suelo ponerle fondos musicales a diversas escenas de mi vida. En casa la música se escucha y se siente, se transmite (a mis pequeños les encanta además cantar). Durante mis embarazos tenía una serie de canciones favoritas que me encantaba escuchar mucho, y no fue sino hasta el embarazo de Amara que me permití hacer una pequeña selección de mis favoritas sobre maternidad, aquellas que hablan sobre las emociones del embarazo, sobre el amor que se siente por los hijos, la ilusión del nacimiento.

La selección la hice en base también a mis cantantes favoritos, son un total de 20 canciones que espero disfruten tanto como yo, las hemos escuchado tanto en casa que los chicos ya se sienten identificados también con ellas, las escuchamos juntos mientras les explicamos lo que la letra, lo que se dice en las canciones nos hacen sentir. Confieso que hay algunas con las que se me escarapela el cuerpo por todo lo que me transmite, en ocasiones cuando me he sentido muy sensible he llorado al escucharlas e imaginar las caritas de mis pequeños. De todo corazón espero que les guste esta pequeña lista y que la compartan si desean, la música es para todos, para seguir llenando el corazón de mundo ❤

La lista va así:

  1. A eme o (Andrea Echeverri)
  2. Amniótico (Andrea Echeverri)
  3. Canción alada (Marta Gómez)
  4. Cuando Pedro llegó (Pedro Guerra)
  5. Debaixo d’agua/Agora (Maria Bethania)
  6. Duerme negrito (Interpretada por Mercedes Sosa)
  7. El bebé que le cuenta a su mamá (bella interpretación de los chicos de Cantoalegre)
  8. Huayno para despertarse con caricias (Sebastián Monk)
  9. Imán (Andrea Echeverri)
  10. La nana (María Rozalén)
  11. Menos mal (Andrea Echeverri)
  12. Mientras tanto (Victor Heredia)
  13. Nascer (Isadora Canto)
  14. Niña de agua (Aná Belén)
  15. Noctiluca (Jorge Drexler)
  16. Reconhecimento (Isadora Canto)
  17. Te estoy esperando niño (Ángel Parra)
  18. Una razón (Marta Gómez)
  19. Você que vai chegar (Flávia Wenceslau)
  20. Ya yo no (Andrea Echeverri)

Te gustó mi pequeña selección? Espero que sí y que al igual que a mí puedan acompañarte y recordarte momentos hermosos… Cuáles fueron tus favoritas? A mí la canción “Una razón” de Marta Gómez siempre me hace saltar lágrimas,  “Niña de agua” la escogí para nuestra pequeña Amara, “Menos mal” la escogí para Omar y para mí, para la pareja que somos y “Reconhecimento” de Isadora Canto, me trae a la memoria mi último embarazo. Un abrazo para todos ustedes, sigan disfrutando ♪ ♪ ♪ ❤ ❤

Zapatos para bebés: suela blanda o rígida? Déjalos seguir recogiendo impresiones gracias a AMARA

Hoy en día hay mucha más variedad en productos para bebés, ropa, zapatos, accesorios, etc… Pero esta vez quiero centrarme en el tema de zapatos para bebés, he visto una enorme variedad en tiendas, modelos hermosos que dan ganas de comprarlos de inmediato, otros que parecen la versión en miniatura de un zapato para adulto, sin duda se ven bonitos pero… Más allá de lo bonitos o bien hechos que puedan estar, realmente es necesario calzar a nuestros pequeños que todavía no aprendieron a caminar? Qué zapatos uso: suela dura o suela blanda? O será mejor dejarlos descalzos?

Mis hijos y sus primos: descalzos, con zapatitos de cuero suaves y con medias... Para todos los gustos ;)
Mis hijos y sus primos: descalzos, con zapatitos de cuero suaves y con medias… Para todos los gustos 😉

En mi experiencia les puedo contar que es favorable que  los bebés no usen zapatos o que usen unos suaves (así algunos padres opinen lo contrario, por eso digo “mi experiencia”), no optes por unos  de suela dura porque debemos tener en cuenta que durante los primeros meses de vida de nuestros bebés, la exploración es el mecanismo por el cual ellos recogen sus primeras sensaciones y los pies forman parte de esas herramientas que los ayudan a explorar. Primero empiezan observando sus manos y pies con curiosidad, incluso se los llevan a la boca. Cuando empiezan a gatear o aprender a pararse, el tener el pie en contacto con el suelo le permitirá fortalecer su desarrollo muscular y por supuesto le ayudará a que pierda el reflejo de prensión plantar (necesario para aprender a caminar, por eso es que en los controles mensuales de nuestro bebés, los pediatras siempre revisan sus piecitos y cuando sienten que no relajan los dedos, recomiendan hacerles masajes).

Caetano, de paseo con los infaltables zapatitos.
Caetano, de paseo con los infaltables zapatitos.

Con mis hijos, no usé zapatos rígidos, Caetano y Murilo usaron medias, estuvieron descalzos y también usaron unos zapatos de cuero muy suaves que les permitían libertad de movimiento. Contra todo lo que mi familia creía (porque créanme, mi mamá insistía en que le comprará esos famosos zapatos Pibe) y lo que las personas que veían a mis hijos me decían, yo seguí haciendo caso a mi instinto, a las experiencias recogidas y sobretodo: a la comodidad que veía y veo en mis hijos. Además de todo, estos zapatos son duraderos, puedes usarlos tanto en verano como en invierno, son cómodos y su sistema de ajuste es mediante un elástico que no incomoda para nada. Los zapatos que usan mis pequeños, me los trajeron de Europa, aquí en Perú encontré algunos parecidos y si les soy sincera, para mí el cuero no era el mismo, el acabado tampoco y no los veía muy cómodos.

Ideales para los primeros pasos
Con Murilo… Ideales para los primeros pasos

Algunas recomendaciones que debemos valorar para elegir el zapato de nuestros hijos:

  • Los pies han evolucionado para ir descalzos. Ahora solo es necesario aislarlos del suelo y protegerlos de factores ambientales.
  •  El bebé tiene que perder el reflejo de prensión plantar para aprender a andar correctamente. Eso normalmente pasa automáticamente por la estimulación táctil cuando un bebé juega con sus pies o pone el pie en el suelo. Cuanto más estimulo reciba la planta en esos juegos antes desaparece el reflejo.
  •  Al principio el bebé va a cambiar a menudo la forma de desplazarse entre gatear e incorporarse. Para eso, el zapato debe tener una forma ergonómica, es decir, dar libertad de movimiento a la articulación del tobillo. Las botas harían imposible doblar el tobillo para gatear, quitando así al niño las ganas de moverse de forma natural.
  •  Al bebé le ayuda explorar el suelo con sus dedos al dar los primeros pasos. Gran parte de su equilibro viene de la palanca que hace sobre sus pies. Una suela blanda le da más información sobre el estado de sus pies y hace que desarrolle un sentido de equilibrio con más facilidad.
  •  Para andar necesitamos que la punta y los dedos del pie se doblen al dar un paso. Es por eso que la suela tiene que ser suficientemente flexible como para permitir este movimiento fisiológico. Un bebé o un niño no pesan lo suficiente como para doblar gruesas suelas de goma o plástico. Lo ideal sería dejarles andar con calcetines o calzado suela de piel.
  • Cualquier tipo de tacones es absolutamente inadecuado para bebés o niños.

Existe el mito que el pie infantil requiere de un sostén artificial mediante una bota alta con una suela rígida. Si dejamos toda la teoría aparte y nos imaginamos tener que andar en botas de esquí a lo largo de un día ya sabemos que no será ni cómodo ni bueno para nuestros pies.

(Extracto tomado de: http://www.mowgli.es/pie-infantil-sano.html)

Hace un mes, encontré una marca nueva que confecciona este tipo de zapatos, se llama Amara y los zapatos que fabrican son estupendos, de colores vivos y lo mejor es que está diseñada por padres que se dieron cuenta de lo cómodos que son y que además respetan el desarrollo natural de los pies de nuestros pequeños. Pude conversar con Aimara, quien junto con su esposo Andrés resolvieron entregarse a la aventura de ofrecernos un producto aún novedoso en nuestros lares pero con la firme convicción de contribuir con nosotros los padres y orientarnos sobre el beneficio de elegir un calzado que sea respetuoso con el desarrollo natural del pie de nuestros engreídos.

Hola Aimara. Cuéntanos un poco sobre ti.

Soy profesora de yoga y además estoy enfocada en alimentación sana, también soy especialista en bienestar. Tengo una página que se llama Yogalicious y divido mi tiempo entre las clases, la casa y Arael, mi  bebé de 17 meses.

AMARA, me encanta el nombre ¿Por qué lo elegiste?

Amara significa eterno en sánscrito, el sonido me gustaba mucho, me suena pacífico.

Hermosos colores (Foto tomada de la página de FB de Amara)
Hermosos colores (Foto tomada de la página de FB de Amara)

Mi hijo mayor usó zapatos como los de tu línea y ahora Murilo, mi hijo menor, también los usa. A mí me los regalaron y para mí fue una novedad tenerlos, me los trajeron de Europa y quedé maravillada por lo cómodos que son ¿Cómo fue qué nació la idea de crear AMARA? ¿Qué te motivó?

Soy alemana, aunque tengo ya 5 años en Perú y estoy súper integrada, nos fuimos unos meses a Europa, a visitar a la familia y amigos,  aprovechamos para presentar a Arael. Durante el viaje coincidimos con una chica que tenía una bebé, un poquito mayor que Arael (que estaba empezando a gatear), era verano y la niña tenía estos zapatitos de cuero, se ponía de puntitas, gateaba, corría, una maravilla. Entonces buscamos los zapatos para Arael y fueron la mejor compra que pudimos hacer, le protegían los pies del sol, la tierra, arena y al mismo tiempo como es cuero, el pie respira. Durante estos meses ya cambio de zapatitos como 3 ó 4 veces, siempre manteniendo los de cuero. Aprendió a gatear y caminar con ellos, súper conectado, para delante, para atrás, de puntitas, con una seguridad que otros bebés de su edad o mayores no tienen. Volvimos a Lima y siempre preguntaban por los zapatos, que dónde los venden, que por qué los usábamos, que qué bonitos! Así decidimos comenzar a hacerlos, con el refuerzo para el gateo. Y especialmente como un apoyo en Lima, para los bebes de aquí, una ciudad tan alienada y compleja para la vida sana y natural.

Diseño sencillo en hermosos colores (Foto tomada del FB de Amara-Perú)
Diseño sencillo en hermosos colores (Foto tomada del FB de Amara-Perú)

Cuéntame de qué material están hechos los zapatos que produces y qué beneficios para nuestros pequeños tienen ¿qué los hace diferentes de la gran variedad de zapatos para bebés que actualmente existe?

Los zapatos están hechos de cuero en su totalidad y tienen los siguientes beneficios:

– Los zapatos de gateo y Primeros Pasos Amara son la mejor opción para el desarrollo de los pies del bebé, ya que tienen la Suela blanda y antideslizante, son ligeros, flexibles y muy cómodos, permitiendo total libertad de movimiento de los pies y tobillos del bebé, que es lo que recomiendan pediatras y fisioterapeutas.

– Los zapatos de gateo y Primeros Pasos Amara están hechos a mano en Perú. Su sistema de ajuste elástico al tobillo impide que se salgan del pie, o que el bebé se los pueda quitar con mucha facilidad pero no incomoda.

– El calzado de Amara para gatear y caminar permite que los pies del bebé estén en su postura natural, permite que los pies del bebé estén en su postura natural, notando el contacto con el suelo, manteniendo la espalda recta y sin ataduras ni restricciones, por lo que son perfectos para acompañar al bebé en su desarrollo.

Además de ser la mejor opción para el desarrollo de tu bebé los zapatos de cuero Amara son muy bonitos y vienen en colores muy alegres, llaman la atención del bebé y son fáciles de combinar con cualquier ropa! Están disponibles en tallas 17 (aprox. 3-6 meses) hasta 22 (aprox. 18-21 meses).

Tabla de tallas (Foto tomada del FB de la página de Amara-Perú)
Tabla de tallas (Foto tomada del FB de la página de Amara-Perú)

Aquí siempre he escuchado que recomiendan que los bebés cuando empiezan a aprender a caminar, usen zapatos de suela rígida, si es posible tipo botín. Recuerdo que muchas personas me lo decían cuando veían a mi hijo mayor usando los zapatitos suaves, decían que con ese tipo de zapatos no podría pararse firmemente y menos podría aprender a caminar. Yo siempre defendía mi posición argumentando que este tipo de calzado es mejor porque el pequeño tiene más contacto real con el piso y eso contra todo lo que se crea, hace que poco a poco desarrolle un mejor sentido de equilibrio además de no perder la estimulación táctil ¿Crees que es fácil desterrar este “mito”, el de usar zapatos rígidos para aprender a caminar?

Idealmente los niños deberían estar descalzos, es lo mejor para aprender a caminar, es ese el fin de nuestros zapatos, que sigan el proceso lo más naturalmente posible. El cuero al ser súper suave, se adapta al pie como un guante y protege.  Aquí en Lima, la gente no se familiariza con facilidad en temas alternativos y simples. Sin embargo es una parte bonita el educar, pasar información por el bien del bebé y es lo que hacemos, pasar la mayor información posible en general para el bienestar de los bebés.

*Quieres conocer más sobre los beneficios de este calzado, ver colores y tallas disponibles, pues te invito a visitarlos  en su página de facebook:

https://www.facebook.com/amaraperu  Amara-Perú

 

Algunas cosas sobre mi (la) lactancia

No sé si sea suerte, pero mi experiencia con la lactancia no ha sido mala. Luego de una cesárea creí que la lactancia sería dificultosa, me aterraba pensar en una mastitis (no la tuve) y en no tener suficiente leche para alimentar a mi bebé. Si bien es cierto, empecé a notar la producción de leche al quinto día del parto,  durante los días que estuve en la clínica siempre me ayudaron para que el bebé se prendiera correctamente al pecho, lo que veía salir era sólo calostro y me desesperaba un poco, empezaba a sudar y todavía no conocía sobre la importancia del calostro, yo quería producir leche! Claro! Como si fuera tan fácil, luego de haber estado en sala de recuperación, llegar a mi habitación súper ansiosa y recibir medicamentos para tolerar el dolor de la operación. Lo que quiero contarte son algunas cosas que experimenté durante la lactancia de mi primer hijo porque con él todo era nuevo y era mi primera experiencia.

  • La primera noche luego del alta, aquel primer día que pasamos Omar y yo con Caetano en la casa fue agotador, yo aún no tenía leche y Caetano lloraba de hambre. Cayó la noche y además de hambre, Caetano también tenía cólicos, no sabíamos cómo calmarlo, cómo hacerlo dormir, cómo aliviar el dolor que sentía producto de los cólicos. Pero, no estábamos solos, vivíamos en casa de los papis de Omar, así que Lore (mami de Omar) nos ayudó, al escuchar que Caetano lloraba y no se calmaba, entró a nuestra habitación, lo cogió en sus brazos, pudo calmarlo y hacerlo dormir. Nosotros aprovechamos esas horas para descansar también, estábamos cansados, muy ansiosos y nerviosos, debimos haber dormido un par de horas y créanme que valió la pena porque cuando Caetano se despertó, Lore lo llevó a nuestro cuarto, él ya tenía hambre, lo coloqué a la teta y ese momento fue mágico: ya tenía leche!! Creo que lo que necesitaba eran un par de horas de relajo, de conectarme con mi cuerpo y dejar de sentirme angustiada. Debía de desbloquearme y confiar en mi naturaleza, tenía que encontrarme en mi estado de mamá animal.
  • Las tomas, duración y frecuencia, al salir de la clínica, me dieron unas hojas con algunas recomendaciones para el cuidado del recién nacido (posición para dormir, temperatura normal, hora del baño y frecuencia y duración de las tomas le leche materna), según esas hojitas, el bebé debía tomar entre 15 a 20 minutos de cada teta y por lo menos unas 8 ó 12 veces al día (cada 3 ó 2 horas). Cuando leí eso, sentí pavor… Tenía que cronometrar a mi bebé, vivir pegada a un reloj, anotar en una agenda en que número de toma iba o ponerle una etiqueta a la teta que ya había mamado para que empieza por la otra? No sé si alguna mamá hizo caso de esas recomendaciones, si pudo adaptarse a ese “ritmo” y si le funcionó porque yo hice lo que el instinto me dictaba, darle teta cada vez que fuera necesario sin pensar en horarios. Algunas ocasiones mamaba quizá 5, 10 minutos, otras más y no siempre de ambas tetas.
  • Pseudo-estreñimiento del lactante, no tenía conocimiento de eso, yo tenía en la cabeza que los bebés hacían caca con frecuencia, incluso después de cada toma. Cuando Caetano dejó de hacer caca un día no me preocupé pero cuando ya habían pasado 4 días y seguía sin hacer la preocupación se apoderó de mí, aunque no lo llevé a la clínica, lo que hice fue consultar en un grupo de crianza en internet y en el grupo de la Liga de la Leche. Para tranquilidad mía, era una situación normal, era conocida como pseudo-extreñimiento y en algunos foros he visto que puede durar hasta 1 mes (mi pediatra también me dijo lo mismo cuando se lo consulté días después), lo máximo que ha durado en mis hijos han sido 8 días, pero  cuando llega el momento de que se terminé ese pseudo-estreñimiento, lo que sale de ese pequeño cuerpecito vale por todos los días que no hizo. Así que no se alarmen si es que sus bebés están “estreñidos”, en bebés alimentados con leche materna exclusiva es algo normal, incluso que se tiren pedetes olorosos.
  • Apetito voraz, sed y sueño, las primeras veces, luego de la primera toma de la madrugada (más o menos entre la 1 y 2 am.) dejaba a Caetano y a papá durmiendo para levantarme sigilosamente a comer algo, me moría de hambre!! Y también de sed… Tenía un apetito descomunal a esas horas de la madrugada, terminaba comiendo un pan, una fruta, una barra de cereal y bebía bastante agua. En cuanto al sueño, necesitaba dormir más los primeros meses, mi cuerpo estaba adaptándose al nuevo ritmo de hacer dormir al bebé, dar teta, cambiar pañales, bañar al bebé. Si pueden, de verdad aprovechen y duerman junto con sus bebés a la hora de las siestas (ahora ya con dos niños, es imposible que pueda hacerlo),  aunque sean 1o ó 15 minutos les parecerá una eternidad.
  • Pechos un poco duros, como lo escribí en líneas anteriores, yo no tuve mastitis pero si sentí en ocasiones que mis pechos se llenaban de leche y se ponían duros, especialmente a la hora de levantarme, lo que hacía para aliviar esa congestión era a la hora del baño dejar caer agua un poco más caliente (no tanto) encima de los pechos y masajear suavemente hasta que salían algunos chorros de leche y sentía que los pechos ya no estaban congestionados.
  • Cojín de lactancia, lo usé muy poco, mi cuñada me facilitó uno antes de dar a luz pero en realidad me acomodé mejor sin él. A algunas mamás les va genial con uno, pero en mi caso prefería sostener a mi bebé en los brazos y darle teta, o echarnos en la cama para darle de mamar (de paso que descansaba yo también un rato).
  • Acompañamiento, realmente estoy orgullosa de poder contar que a lo largo de esta etapa he recibido el apoyo de mi pareja y de mis familiares. Considero que el sentir el apoyo y ayuda de tu entorno familiar es básico para poder lograr una lactancia placentera y exitosa. A veces, generalmente al principio (en el que el inicio de la lactancia puede presentar dificultades), pueden aconsejarnos optar por el camino fácil: dar fórmula, lo llamo el camino fácil sin ánimo de ofender o criticar a alguien, simplemente porque es más sencillo ir a una farmacia o supermercado y comprar una lata de leche, que lograr que el bebé se prenda bien al pecho, logre una correcta succión, colocarlo en la posición correcta para que pueda alimentarse. El papel del papá es importante, porque él no sólo acompaña; sino, también brinda ayuda, soporte, comprensión y sobre todo amor.
  • Visitas y hora de la teta, no creo ser la única que sienta lo mismo, pero al principio lo que uno quiere es a la hora de amamantar estar un momento a solas con el bebé, sobre todo las primeras semanas, meses que es en donde ambos (mamá y bebé) van aprendiendo juntos a relajarse y conectarse. Yo al principio no quería mucho festejo o miradas alrededor porque eso hacía que me pusiera  nerviosa y en lugar de disfrutar del momento, sentía muchos ojos encima nuestro y eso me incomodaba. En cuanto a las visitas, por más que uno recomiende no saturar de visitas los primeros días, semanas luego del nacimiento del bebé, es inevitable que se aparezcan los familiares, amigos cercanos… Lo que se puede hacer en esos casos es conversar previamente con tu pareja y con la gente que vive contigo para llegar al acuerdo de que las visitas no deberán prolongarse mucho, todo esto pensando en que tanto la mamá como el bebé necesitan todavía descansar.

427103_10150646527491118_1896085268_n

Quizá me olvide de algunos puntos, pero creo que esos son los principales en lo que a mi primera experiencia con la lactancia se refiere. Definitivamente cada experiencia es diferente, algunas mamás dicen que la pasan mal las primeras semanas, incluso meses. Otras no reciben el suficiente apoyo e información, no se trata de dar consejos u opiniones al respecto, pero si considero válido compartir experiencias para que otras mamás puedan sentir que no están solas, que somos muchas alrededor del mundo las que hemos tomado la decisión de darles ese hermoso regalo a nuestro hijos, muchas lo lograron sin dificultades (me incluyo) y otras lo lograron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Ahora la información está más accesible que antes y además, cada vez se van tejiendo más redes de apoyo, se van armando más tribus para nosotras las madres, y es que en definitiva, la maternidad tiene que ser acompañada, en compañía. Confía en tu cuerpo, conéctate con él, deja que se active y fluya ese instinto natural que todas tenemos… No lo dejes dormido y no dejes que nadie te desinforme 😉

378125_10150442062781118_239828913_n