“A Eme O” de Andrea Echeverri <3 (Para mis chiquitos)

“Tú circulaste por mí
hiciste un camino divino…”

Anuncios

Mis pequeños y los libros

Recuerdan cuál o cuáles han sido los primeros libros para sus pequeños? Los compraron ustedes o fueron regalos? A mí siempre me gustaron los libros, en casa teníamos una pequeña biblioteca, fue por mi padre que empecé a amar los libros, disfrutar de la lectura y hacer volar mi imaginación. Ahora, ya convertida en madre, quiero que mis hijos sientan lo que yo sentía de pequeña cuando cogía un libro, quiero que imaginen, que disfruten, que tengan sus libros favoritos, es por eso que desde antes que nacieran fui comprando poco a poco algunos, es algo que disfruto mucho, me ilusiona la idea de ir y comprar libros para niños porque al elegirlos voy imaginando sus caritas cuando los vean, cuando los leamos juntos.

Los primeros libros que compré para Caetano fueron en el 2011, en la Feria del Libro, recuerdo que fuimos Omar y yo a ver temas de nuestro interés y al final terminamos comprando libros para Caetano, la más emocionada era yo porque no veía la hora de ver a nuestro pequeñito sentado con un libro en las manos o pidiéndonos que se lo contemos. Los escogí porque me gustaron los dibujos, el contenido, en ese momento no me puse a pensar si eran de tela, cartón grueso o simple papel, no pensé en los bordes, en si tenían texturas, la edad recomendada para leerlos, simplemente los escogí según me dictó mi niño interior (tómese en sentido literal también). Estos  primeros libros fueron:

  • El león de siete colores (Martha Rivero Ferrer), este es un cuento que nos gustó por la historia y las ilustraciones.

  • A Bamba le gusta leer (Yessica Spanyol), este nos gustó porque tenía muchas imágenes de diferentes ambientes, ayudaba a incrementar el vocabulario.

  • Kiper y el huevo (Mick Inkpen), este lo elegí porque tenía texturas, las ilustraciones eran sencillas y las hojas eran de cartón grueso (podrían resistir algunas chupadas y/o mordidas).

  • ¿Estás dormida, Miffy? (Dick Bruna), también lo elegí por tener hojas de cartón y formato pequeño.

  • En el cole (Bénédicte Guettier), este libro lo elegí porque es ideal para poder jugar con los peques a ser los personajes del libro, ya que tiene la cara recortada, o sea que en él podemos poner la nuestra.

P1140665

Esos fueron los 5 primeros libros, luego ya con más detenimiento empecé a buscar cuáles eran los más adecuados según edades, busqué algunos títulos y cuando iba a las librerías siempre me ofrecían ayuda para escoger pero la verdad es que me gusta hacerlo sola, darme mi tiempo, leer, buscar. Así que basada en mi instinto, decidí buscar y comprar algunos libros que tuvieran texturas, colores y cuyas hojas sean de cartón grueso. En mi búsqueda me topé con la colección “Toca, toca” de la Editorial Combel, me encanta entrar a su página y ver su catálogo, sueño con comprarles varios libros de esta editorial a mis chiquitos. En casa tenemos dos: “Libro poema” y “¡Piip!  ¡Piip!”, estos libros no tienen  pierde, los textos son sencillos, tienen texturas, las imágenes son llamativas y simples y los pequeños disfrutan su lectura. Esta colección tiene varios títulos, en las librerías no he visto muchos de ellos, pero vale la pena que por lo menos tengan un título de la colección.

Otros libros que he ido comprando a lo largo de estos 3 años han tenido que ver con diferentes temáticas: animales, zoológicos, números, hora del baño, hora de comer, cumpleaños, vehículos… Incluso cuando estaba esperando a Murilo, compré un libro llamado “Espero un hermanito”, para que Caetano se sintiera un poco más inmerso en nuestra nueva maternidad, a día de hoy ya no le da mucha bola a ese libro, pero en su momento fue muy útil. También he comprado libros con lengüetas, pop-up, con solapas y recomiendo que se los den mejor a partir de los 2 años, que es una edad en la cual pueden manipularlos de la manera correcta, aunque no se sorprendan si de un tirón desaparece la lengüeta o se rasga la solapa, poco a poco aprenderán cómo manipularlos. Es  importante que los acompañen en la lectura, que sientan que leer es placentero, que es un hermoso momento de comunicación padre-hijo, de compartir.

Aquí algunas recomendaciones para fomentar la lectura en nuestros pequeños:

1. Antes de que aprenda formalmente a leer:

– Lo primero es tener siempre presente que es en la familia donde los niños aprenden a dar valor a las cosas. Lo que los padres valoran y muestran como relevante es visto por el niño pequeño como algo que merece atención y que, por alguna razón, debe ser relevante. Si el niño, desde edades muy tempranas, vive en una familia en la que ve a los padres leer el diario, libros o revistas, en la que hay libros disponibles, se conversa sobre lo que se ha leído, se regalan libros para los cumpleaños u otras celebraciones, estará adquiriendo la idea de que el acto de leer es bueno, valioso e importante.
– Es muy importante leerle cuentos al niño. Desde muy chico, los niños se interesan por los relatos que hacen sus padres u otras personas emocionalmente importantes. Esto ocurre incluso antes de que el niño haya aprendido a hablar.
– Que en la casa hayan libros apropiados a la edad del niño, a los que él pueda tener acceso. Es cierto que los libros en Chile son caros, pero existen centros municipales o en las mismas bibliotecas de los colegios a los que se puede recurrir para pedir libros prestados.
– No basta con que hayan libros disponibles, cuando el niño es menor de 18 meses, requerirá que sus padres le presenten el libro, le ayuden a dar vuelta las páginas, vayan guiando su atención sobre los distintos objetos que ahí aparecen y nombrándolos. Es importante seleccionar libros que sean visualmente atractivos y simples en la cantidad de estímulos presentados. Cuando el niño ya es un poco mayor, se pueden empezar a contar breves relatos sobre las imágenes. En esto es fundamental utilizar recursos como los cambios de tonos de voz y las expresiones faciales para mantener la atención del niño y reforzar los significados.
– Crear en torno a la lectura un clima emocionalmente seguro y de contención afectiva. Esto contribuye a que el niño asocie la experiencia de leer con algo grato y placentero. Por esto es clave darse el tiempo para leer un cuento al niño sin estar apurado, estar emocionalmente tranquilo, si es posible y al niño le acomoda, estar físicamente cerca de él, ya sea abrazándolo o acurrucándolo. También estar abierto a escuchar y responder con serenidad a sus preguntas, lo que es clave ya que comienza a interactuar con los personajes y la historia, ayudándolo a desarrollar ideas y nociones del pensamiento. Durante la etapa prescolar, el niño es curioso y muy interesado por saber, y si lo hacemos callar o no respondemos sus preguntas porque lo único que nos interesa es terminar de contar el cuento, terminaremos apagando esa curiosidad inicial.
– Hablarle al niño desde pequeño. Los estudios sobre aprendizaje de la lectura revelan que existe unacorrelación importante entre el desarrollo del lenguaje oral y el aprendizaje de la lectura. Por eso tenemos que saber que cuando conversamos con el niño, le damos la oportunidad de expresarse, le hablamos con un lenguaje y vocabulario rico, estamos también favoreciendo que para él sea más fácil el aprender a leer. Dentro de esta misma línea, existe una gran cantidad de juegos de palabras, que se pueden hacer con el niño desde los 3 ó 4 años, que favorecen el desarrollo del lenguaje y facilitan posteriormente el aprendizaje lector. Algunos ejemplos de esto son: encontrar palabras que riman, separar palabras en sílabas, buscar palabras que comiencen o terminen con un determinado sonido. Estos juegos son entretenidos para los niños y muy útiles para “matar el tiempo” cuando uno está en una sala de espera, en un viaje u otra.
Estimular la memoria visual. El desarrollo de ésta también es importante en el aprendizaje de la lectura, porque es un precursor para la decodificación que deberán aprender para leer. Para ello sirve hacer con el niño juegos de lectura del logos (ejemplo ver en el diario logos de diversas marcas y saber lo que cada uno de ellos significa, lo mismo se puede realizar con signos del tránsito u otros símbolos que son parte de su vida cotidiana).

2. Cuando el niño ya está formalmente aprendiendo a leer o ha consolidado este aprendizaje:

Escucharlo leer en voz alta, mostrándose interesado por lo que lee.
No sobrecorregir si es que comete algunos errores, ya que esto es esperable al comienzo.
Comentar y conversar con el niño respecto a lo que ha leído, tratando de relacionarlo con experiencias de su vida cotidiana.
– Ayudarlo a conseguir libros de su interés, no imponer títulos sino que darle alternativas de las que él pueda elegir. Si no se pueden comprar, pedir prestado o ir juntos a un centro o biblioteca donde él pueda elegir. Asegurarse de que tengan un tamaño de letra y temas apropiados para la edad. Dependiendo de la etapa de vida en que se encuentra un niño, hay diferentes temas que le son de interés, ya que a través de éstos se siente identificado con situaciones o personajes, por lo que leerlos le será atractivo. Imponer un libro puede ser perjudicial para un niño si éste no es adecuado para su edad.
Ampliar el tipo de textos y contenidos. Algunos niños prefieren leer al comienzo textos de comics, ya que en ellos las ilustraciones y menor cantidad de texto escrito los ayudan a comprender. Esto es bueno en un para empezar, sin embargo, hay que estimularlo a que poco a poco también puede leer otros formatos, como libros de cuentos, revistas, recetas e incluso pequeños avisos del diario.
– Cuando recién se está iniciando en el proceso, se puede intercalar los turnos de lectura: el niño puede leer algunas frases o una página y el adulto lee otro tanto.
Reforzar el hecho de que el niño lea, mostrándole lo mucho que ha mejorado, lo bien que le hace y lo orgulloso que usted está porque ha aprendido a leer. Muéstrele para la gran cantidad de cosas para lo que la lectura le resulta útil y significativa: poder seguir algunas instrucciones sencillas (por ejemplo, de ingreso de datos para entrar a un juego de internet, de selección del idioma cuando va a ver una película, para saber si un frasco es de shampoo o bálsamo y miles de otras cosas cotidianas).Pídale que realice pequeñas actividades que impliquen leer algo, como por ejemplo  que le pase el frasco que dice “azúcar” y muéstrele lo bueno que es que sepa leer.
– Fomentar que exista dentro de la rutina del niño espacios dedicados a la lectura, por ejemplo, antes de acostarse. Es mucho más sano para un buen descanso leer antes que ver televisión, producto de los estímulos que ésta genera a nivel cerebral.
P1180158
Primeros acercamientos con los libros.
859144_10151456300996118_1957717496_o
Caetano durante una actividad para niños en el CCE.
883955_10151510859451118_1109868534_o
Leyendo “A Bamba le gusta leer”
1053042_10151683642686118_231961096_o
Trepándose al sillón para leer su libro.
1404435_10151977536776118_183745276_o
Escogiendo un libro ❤
Papá leyendo para sus chicos :-)
Papá leyendo para sus chicos 🙂
Caetano y Murilo, intercambiando historias.
Caetano y Murilo, intercambiando mundos.
Murilo, escogiendo un libro :-P
Murilo, escogiendo un libro 😛
Juntos en su mundo de letras y sueños.
Juntos en su mundo de letras y sueños.

Llenemos sus corazoncitos con más mundo y sigamos alimentando los nuestros también, que guarden en su memoria esos hermosos momentos compartidos y que recuerden con emoción que vivieron rodeados de maravillosas historias contadas por papá y mamá o por ellos mismos. Que sepan que leer es bueno 🙂

(“Quiero que me ‘contes’ un cuento de tu boca” – Caetano dixit… En palabras sencillas: “Cuéntame una historia, una historia tuya”).

Juguemos con rompecabezas

Juegan sus pequeños con rompecabezas? Se han dado cuenta que ahora hay mayor variedad de ellos? Cuando era niña tuve  varios, me encantaba armar y desarmar junto a mi hermana y a mis papás, los míos eran de madera, clásicos con las figuras de algún personaje conocido. Como siempre lo digo, el convertirme en mamá me abrió las puertas a otro mundo maravilloso, me ayudó a descubrir nuevos talentos y me ha mostrado otras perspectivas, es por eso que antes no me pregunté por qué era necesario armar rompecabezas o por qué esos juguetes son un clásico en los centros de educación inicial. Aquí te cuento un poco de los beneficios de jugar con rompecabezas y por qué es una actividad en la que debes acompañarlos:

  • Desarrollan la capacidad de análisis, concentración y atención.
  • Se pone en práctica la observación, comparación, descripción y organización (analizan cada pieza: color, bordes, forma, tamaño).
  • Desarrolla la capacidad para la resolución de problemas.
  • Trabaja la paciencia y la tolerancia (se maneja la espera ante la dificultad).
  • Aviva el ingenio, ejercita la memoria visual.
  • Eleva la autoestima, porque el terminar el armado del rompecabezas supone un desafió que se logró superar.
  • Desarrolla la motricidad fina.
  • Fortalecen los lazos entre padres e hijos, ya que pasan tiempo juntos, hay comunicación y le demuestras que pueden compartir actividades.

Yo empecé con rompecabezas sencillos, esos que tienen un tablero, son de encaje (con un orificio único), tienen una perilla de donde poder sujetarlos o en su defecto las piezas están un poco más sobresalidas del orificio de encaje , 3 ó 4 figuras al principio para no marearlos y con temáticas sencillas: animales, frutas, verduras, vehículos (yo se los ofrecí a Caetano con más énfasis a partir del año y medio). Ya a partir de los 2 años, con 4 a 8 figuras, pero hubo un “descanso de rompecabezas” porque empezó a interesarse en otras cosas, ahora que se avivó nuevamente el interés, le ofrezco unos de cartón que no tienen tablero pero se entrelazan entre sí, son progresivos empiezan de 2 piezas según la edad, nosotros empezamos con unos de 2 hasta 5 piezas y ahora que Caetano tiene casi 3 años, ya casi está armando él solo uno de 12 piezas, lo interesante de esta etapa es que poco a poco vayan buscando rompecabezas con temáticas de su interés. Por ejemplo, Caetano ahora está interesado en todo lo referente a vehículos, sobre todo vehículo de construcción y si hay alguna excavadora, retroexcavadora en la imagen del rompecabezas, es seguro que querrá armarlo. También tenemos unos de piezas cúbicas  (6 figuras diferentes para armar)pero los de ese tipo  se los ofreceré más adelante.

Rompecabezas con perilla de 3 figuras.
Rompecabezas con perilla de 9 figuras.
Estos ya no tienen perilla, las figuras sobresalen del orificio de encaje.
Rompecabezas de cartón grueso, progresivo, 4 figuras para armar , de 2 a 4 piezas.
Rompecabezas de piezas cúbicas (16 piezas, 6 figuras)
Rompecabezas de piezas cúbicas (16 piezas, 6 figuras)

Este fue el último que le compré a Caetano, las piezas son de cartón grueso, la marca es Educa y me parecen buenos (aparte de los Diset) y como  mencioné en líneas anteriores, busqué uno que tuviera un tema de interés para Caetano,

Rompecabezas progresivo, 5 figuras, tienen entre 3 a 5 piezas.
Rompecabezas progresivo, 5 figuras, tienen entre 3 a 5 piezas.

Y este ha sido el último que adquirió (cortesía de la abuelita Lorena), son piezas de cartón más delgadas (por lo que pueden ser un tanto más difíciles de encajar para niños pequeños) y por ahora sólo le hemos dado el de 12 piezas, son 4 figuras que tienen 12, 16, 20 y 25 piezas, como el nombre lo indica: son progresivos, así que no hay apuro por dárselos todos al mismo tiempo, primero que empiece por el de 12 piezas y siempre acompañado de alguien, los pequeños siempre buscan compañía en sus actividades, es bueno que sepan que tienen a alguien a su lado para guiarlos, escuchar sus preguntas, responderles y darles ánimo, además de celebrar cada logro suyo.

educa-rompecabezas-progresivo-vehiculos-881-MLM4728708139_072013-O
Rompecabezas progresivo, esta vez con más piezas.

Animados a jugar con rompecabezas? 😉

Celebrar el cumpleaños de los peques? Decora con fotos la fiesta de cumpleaños :)

Para celebrar el primer año de Caetano no tenía planeado hacer algo grande, quería algo sencillo, íntimo y buscaba ideas en internet que se ajustaran a los que más o menos tenía pensado. Lo primero que se me vino a la mente fueron hacer unos banderines de papel o pompones, pero me puse las pilas tarde, así que seguía buscando y me topé con una idea de decoración con fotos, la idea me pareció linda y era justo lo que buscaba: sencilla y además reflejaría en imágenes una muestra de los momentos más felices que pudieron ser captados por una cámara.

La idea original era hacer un banderín con fotos, las fotos colgarían de un gancho de madera (de esos que se usan para tender la ropa), las fotos serían una por cada mes de vida. Como no encontraba de donde colgar el banderín, entonces decidí pegarlas secuencialmente en la ventana de la sala-comedor, también puedes pegarlas en la pared, al final las acomodas como mejor gustes, la idea principal es compartir las imágenes más lindas. 

Las fotos!
Así quedó la secuencia que armé.

Si no deseas colocarlas como un banderín, también puedes colocarlas como un póster gigante, colgarlo en alguna pared en donde pueda ser visto por los invitados.

Fotos colocadas con un fondo de papel de color a manera de póster (Imagen tomada de: http://www.andersruff.com) .

Si no quieres colocar exactamente fotos por cada mes de vida, entonces puedes optar por hacer un collage de fotos en la pared.

Collage en pared. (Imagen tomada de: http://www.100layercakelet.com)

Lo mejor de esta decoración es que la puedes guardar y colocarla en el cuarto del pequeño o en algún otro rinconcito que necesite llenarse de vida. Las fotos las terminé colocando en el cuarto de Caetano, en un espacio que me parecía  mudo, decidí aprovecharlo y a Caetano le gustó, en ocasiones lo encuentro contemplando las fotos y me pregunta qué era lo que estaba haciendo él en el momento en que fue capturada la imagen 😉

Fotos en el cuarto de Caetano <3
Fotos en el cuarto de Caetano ❤

La decoración con fotos es válida para cualquier celebración o también puedes hacerla si deseas darle a tu espacio un ambiente con mucha más vida, a mi me encanta ver nuestras fotos todo el tiempo, he colocado algunas en uno o dos espacios más y con decirles que hasta las tengo en la refri :-P. Este año, celebraré en el mismo mes los cumpleaños de mis pequeñitos (ambos son de noviembre), haré una sola celebración, a mi estilo, nada grande, algo sencillo y  es seguro que repetiré la decoración con fotos.

Imagen tomada de: http://www.hwtm.com/

/