Chau pañal… Hola calzoncillos!

Desde hace poco más de una semana Murilo dejó de usar pañal definitivamente (tiene 27 meses), ya no se lo pongo ni siquiera por las noches. Decidimos hacerlo de manera respetuosa, sin apuros, siguiendo su propio ritmo, sin presionarlo, enfocándonos en respetar sus tiempos y estando atentos a si realmente era el momento de que dejara el pañal o no. El proceso de empezar a decirle chau al pañal fue de manera natural,  al momento de cambiarlo, empecé a notar que los pañales ya no estaban tan mojados o simplemente: estaban secos. Lo que quería decir que Murilo estaba empezando a controlar poco a poco esfínteres, en las noches todavía amanecía con el pañal mojado, pero no tanto como antes. No nos pusimos una fecha determinada para que él empezara a ir al baño.

Como aquí estamos en pleno verano y el calor se torna insoportable, los pañales desechables estaban siendo ya una tortura para él, muchas veces no quería ya ponérselo, fue que entonces le preguntaba si prefería usar un calzoncillo y me decía “Sí! Murilo usa calzoncillo”. Así empezamos a dejar de usar poco a poco los pañales, no me obsesioné con llevarlo cada hora al baño, no quería que se sintiera presionado, a veces lo veía con la postura típica de quien está conteniendo las ganas de ir al baño y le preguntaba: “Murilo, quieres hacer pichi?”, la respuesta era negativa y a los minutos venía a decirme: “Mamá, me hice pichi” o de pronto escuchaba: “Me estoy haciendo pichi”, lejos de amargarme, lo que hacía era decirle que entonces teníamos que lavarlo, cambiarle de calzoncillo, limpiar y que la próxima vez me avisara para poder ir al baño. A veces me avisaba con tiempo, pero al momento de ir al baño, contenía las ganas y no hacía nada, me decía que no había pichi, así he estado hasta cinco o seis veces, llevándolo al baño seguido para que orine porque él me lo pedía. Lo que si no pedía al principio era ir al baño para hacer la caca, terminaba avisándome cuando ya se la había hecho. Por las noches seguíamos poniéndole pañal porque todavía no estaba preparado para dejarlo de noche.

Nosotros no usamos nunca bacín, Murilo hace pichi y caca en el baño, tampoco le restringimos tomar agua de noche, no le llamamos la atención cada vez que mojaba los calzoncillos y hemos tratado de que no se sienta condicionado a dejar el pañal de una vez por todas. El proceso de dejar el pañal de noche, vino acompañado también de empezar a pedir ir al baño para hacer  caca. Cuando me di cuenta que durante 4 días seguidos el pañal amaneció seco, decidí ya no ponerle pañal, esa vez, me desperté dos veces para ver si estaba mojado o no, amaneció seco y cuando se despertó, a los minutos pidió ir al baño. Lo que si pide de manera natural, es hacer pichi por las noches, antes de bañarse, a veces después, la única vez que no hizo pichi en la noche, se despertó en la madrugada pidiendo ir al baño, lo llevé y luego siguió durmiendo.

Es importante que durante este proceso los acompañemos y empaticemos con ellos, al principio es un trabajo cansado, porque tienes que limpiar cada vez se haga, estar atenta a algunas señales, dejar lo que estás haciendo cuando te piden ir al baño, lavar constantemente… Ojo! Nunca lo premié por hacer pichi o caca en el baño, ni le ofrecí nada a cambio de que fuera al baño, he tratado de que esto no sea una tortura para todos, uno de mis recursos ha sido crear un ambiente agradable, siempre trato de hacer eso con actividades o hábitos que a veces los niños se rehúsan a hacer. Por ejemplo, les canto siempre, me invento una letra referida a la actividad que vamos a realizar pero musicalizada con alguna canción que ellos ya conocen, ellos prestan atención a la letra, se relajan y realizan las actividades de una forma amena y tranquila. Tantas letras inventadas tengo que creo que un día me grabaré jejeje, a veces ellos me piden que cante determinada canción inventada y yo ni me acuerdo ya la letra.

chaucaca
Imagen tomada de Remorada.com

A veces antes de salir le pregunto si desea ir al baño, su respuesta es positiva a veces, otras negativa y bueno, hasta ahora no hemos tenido accidentes, pero si vamos a algún lugar lejos de casa, llevo hasta dos mudas de ropa y calzoncillos. Se concentran tanto en sus juegos e intereses que muchas veces contienen las ganas de ir al baño hasta que no pueden más (no me ha pasado hasta ahora con Caetano ni con Murilo, pero sí conozco a pequeños a los que si les ha pasado y es normal , nada para condenar).

Algunas recomendaciones que podría darles para empezar con este proceso:

  • Tengan en cuenta el momento en el que sus hijos están preparados para dejar el pañal: si ven que durante los cambios, los pañales están más secos por horas, entonces es un indicio de que empiezan a controlar esfínteres y pueden estar preparados para empezar a dejar el pañal.
  • Paciencia, mucha paciencia… Muchas mamás se impacientan porque sus hijos dejen ya los pañales o se agotan por estar todo el día limpiando, yendo al baño una y otra vez porque tienen otras cosas qué hacer. Tengan en cuenta que si el niño ve en ustedes una actitud de impaciencia, frustración e incomodidad, él puede interpretarlo como una actitud negativa que generará en él una respuesta contraria, no querrá ir al baño, se esconderá por temor a las reacciones.
  • No comparar, frases como: “Fulanito ya no usa pañal y tiene x años”, cada niño es único, tiene su propio ritmo, no los hagamos sentir mal. Estamos para apoyarlos, no para hacerlos sentir menos que otra persona.
  • Acompañamiento más que una felicitación, los pequeños necesitan sentirse acompañados, mucho más aún en experiencias nuevas para ellos. Nuestro acompañamiento generará que ellos se sientan relajados porque incluso aún cuando pidan ir al baño y tengan ganas, al principio contendrán por un momento esas ganas. Es ahí donde yo converso con él, le explico por qué tiene que hacer en el baño e incluso al final hago que jale la palanca y él dice: “Se va al desagüe mamá! Chau!”

No trates de forzar el proceso en el que tu niño empiece a dejar los pañales, la edad natural va de entre los 18 meses a los 3 o 4 años.