Galletas de avena

Esta receta es sencilla y rápida además de rica. Si estás buscando una receta que no sea muy dulce y que no lleve huevos, esta es la indicada. La puedes incluir en las loncheras y ofrecerlas como snacks.

Los ingredientes son:

— 1 taza de avena en copos.

— 2 cdas. de aceite de oliva suave (si tienes aceite de coco, lo puedes usar).

— 1/3 taza de harina de avena.

— 1/4 de taza de leche vegetal (yo puse de almendras).

— 3 cdas. de panela.

Preparación:

En un bol mezclar el aceite, la panela y  leche vegetal. A esta mezcla vierte la avena en copos y la harina de avena. Mezclar todo hasta que quede una masa que no sea muy suelta ni pegajosa. Si sientes que está un poco líquida puedes ir agregando de a pocos avena hasta que veas que la masa te permita formar bolitas que no se peguen a las manos.

Coloca pequeñas bolitas sobre papel manteca en un molde para horno y aplastalas suavemente. Tu horno tiene que estar a 180° y hornear por aproximadamente 12 minutos o hasta que veas que los bordes de las galletas se ponen doraditos.

A mí me salieron unas 12 galletas tamaño convencional y si deseas, puedes agregar semillas de linaza a la masa y las galletas seguirán quedando ricas 😉

1521046013995-376497460

Anuncios

Mermelada de aguaymanto

Después de tiempo, unos minutos para sentarme frente a la compu y escribir. Conforme los chicos crecen, surgen otras necesidades, diferentes actividades y nuevas rutinas tanto para ellos como para mí, es un camino constante de aprendizaje y de no perderse, porque la maternidad y maternar en casa no supone que te abandones y dejes de lado quién eres. A mí por ejemplo me encanta preparar platos nuevos, buscar recetas, hacer mis propias adaptaciones, esto me ayuda mucho a llevar de la mejor manera el trabajo en casa. Es por eso que ahora quiero compartir con ustedes una receta de mermelada casera con aguaymanto, la probé también con fresas (pero por acá la temporada de fresas está llegando a su fin) y salió igual de rica.

Es súper sencillo prepararla, necesitaremos:

  • Aguaymantos, yo compré un cuarto y utilicé casi todo, soy un poco mala con las medidas exactas porque en estos casos siempre ando probando cantidades.
  • 2 cdas. de panela, o si tienes miel también puedes utilizarla.
  • 2 cdas de linaza, la usé para darle una consistencia un poco más “espesa” a la mermelada ya que verás que conforme pasan las horas ésta se activa.
  • Jugo de medio limón.

La preparación:

Lava y si deseas corta por la mitad los aguaymantos y colócalos en una ollita junto con el jugo de limón, la panela o miel . Cocínalos a fuego medio por aproximadamente unos 15 minutos o hasta que veas que la fruta se va deshaciendo y llega a la textura que deseas. Apagamos el fuego y le agregamos nuestras 2 cdas. de linaza, removemos un poquito y listo! Nuestra mermelada está lista.

La colocamos en un envase de vidrio y puede durarnos en la refri hasta 7 días como máximo 😉

IMG_20180228_080451

La cantidad de dulce depende también del gusto de cada uno, yo coloqué esas medidas de panela porque a mí me pareció ideal, pero puedes agregarle una cucharadita más si deseas (tampoco es bueno abusar).

En lugar de linaza, puedes colocar dos cucharadas de chía si prefieres.

Como recomendación, te sugiero que en el frasco en el que vayas a verter tu mermelada coloques una etiqueta que indique hasta qué fecha se podrá consumir.

Ahora sí, ya tienes una receta de mermelada casera para poder comer con tus panes, galletas e incluso agregarle una cucharadita a tu yogurt natural o griego y sobretodo, para compartir con los chicos 🙂

Espero que te haya servido y gustado la receta. Sí deseas, la compartes!