Leemos: “Mamá” de Mariana Ruiz Johnson

Este es un libro que descubrí hace un par de años y no ha sido sino hasta hace poco gracias a una buena amiga, que al fin tenemos en nuestras manos. Deseaba mucho poder leerlo junto a mis pequeños, que pudiéramos descubrir y sumergirnos juntos en la historia de este libro. A mí me encantan los libros para niños, desde que supe que estaba embarazada soñé con tener un espacio con muchos libros para mis hijos, acompañarlos en la lectura, leer para ellos, que disfruten de todos los maravillosos escenarios e historias de cada libro.

Desde que vi el libro en internet, me enamoré de las ilustraciones y de los pequeños pero profundos textos. “Mamá” es uno de esos libros que atesoras, al que vuelves una y otra vez, al que no puedes dejar de ojear sin esbozar una sonrisa, y si eres mamá, es un libro que te llenará de más ternura el corazón, que te pondrá (si eres sensible híper como yo)  los ojos vidriosos porque al leerlo podrá mover en ti muchos sentimientos, imaginarás y recordarás situaciones, espacios, momentos, palabras, cantos. llantos.

mama libro 1

 

Caetano, mi hijo mayor, ha sido quien más se sintió atraído por el libro, preguntando siempre por cada escena, escuchando atento los textos. Le llamó mucho la atención que en el libro el pequeño empiece como un bebé dentro de la panza y luego se haga mayor, recordó algunos momentos porque hemos vivido juntos dos embarazos y ahora sueña con en algún momento ser “más grande”, pero no deja de soñar y verse a nuestro lado también. Él se vio como el niño del libro y obviamente vio en mí a la mamá de la historia: la que lo acunó dentro suyo 9 meses y quien lo sigue acunando hasta hoy junto a sus hermanos, la que le dio teta y ahora se las da a sus hermanos, la que ríe, se enfada, la que juega y lee, la que no dejará de estar presente.

mama libro 2

La lectura te da una libertad total para soñar, imaginar y todas estas sensaciones, esos sueños maravillosos se convierten en una especie de motor para quien lee. Nos encanta leer juntos este libro, me gusta que se centre en la maternidad justo en este preciso momento en donde me siento más equilibrada, más calma.

Si tienen la oportunidad de adquirir este libro, no lo duden! Cómprenlo, hagan un regalo, este es un libro que vale la pena tener en la biblioteca de casa, un libro para compartir. La autora e ilustradora es Mariana Ruiz Johnson y este libro ha ganado el IV Premio Internacional Compostela para Álbumes ilustrados, ella tiene otros títulos lindos también, sus ilustraciones son inconfundibles y el alma que le pone a lo que hace, innegable.

mama libro 3

Mamá es tantas cosas… 

Anuncios

Lo estamos haciendo bien

“Vale la pena dejar de llorar
y hacer cita con el porvenir.
Vale la pena vivir.”
(Silvio Rodríguez)

He llegado a un punto de la crianza en la que estoy empezando a sentirme cómoda y tranquila, claro que es inevitable el cansancio al final del día pero Omar y yo estamos organizándonos cada vez mejor. A veces ya no es necesario que mientras él los baña yo le deje las pijamas sobre la cama, ya él mismo se encarga de escogerlas, aunque algunas veces al día siguiente me he llevado sorpresas que no han hecho sino arrancarme una sonrisa, por ejemplo hoy Caetano amaneció con un pantalón que le quedaba grande y un polo que no era del conjunto y Murilo, con polo y panties (en su defensa Omar dijo que le preguntó si quería ponerse short o pantie y Murilo escogió pantie).

“Nuestra familia, nuestros hijos dependen de nosotros y ellos sólo pueden sentirse bien y felices si nosotros lo estamos, si estamos también sostenidos emocionalmente para continuar recorriendo nuestro camino.”

He pasado de sentirme agotada y frustrada a sentir que voy aprendiendo a manejar mis propias emociones, mis temores, que soy capaz de comunicar mejor cómo me siento. La clave está en que ambos (Omar y yo) seguimos asumiendo y compartiendo responsabilidades, con el plus de poder reconocer más rápido nuestros errores y asumirlos, dándonos espacio para conversar aún más acompañándonos en nuestros proyectos. Nuestra familia, nuestros hijos dependen de nosotros y ellos sólo pueden sentirse bien y felices si nosotros lo estamos, si estamos también sostenidos emocionalmente para continuar recorriendo nuestro camino.

Luego de 5 años de ma-paternidad comprometida, nos detuvimos un momento a contemplar todo lo que estamos construyendo juntos, a preguntarnos cómo nos sentíamos, si somos felices, si sentimos que estamos apuntando a la dirección correcta. No está mal preguntarse estas cosas y tampoco se necesita llegar a un punto de crisis para conversar sobre esto. Siempre existe un momento aunque sea chiquito para los dos, para esos abrazos interminables, esas miradas infinitas, para contarnos que tal estuvo nuestro día… Lo estamos haciendo bien, estamos decididos a hacer las cosas bien, por nosotros, por ellos, para seguir dándoles seguridad, amor. Estamos reafirmando nuestro compromiso con la vida, con el amor, con el porvenir, con nosotros, con nuestros hijos, con nuestra familia.

mis chicos

Es nuestra crianza, sencilla, respetuosa, con mucho acompañamiento y amor, les estamos dando mucha seguridad y confianza, el verlos y saberlos felices es el mayor de los regalos, el saberlos tranquilos nos trae mucha calma y muchísimas ganas de seguir.