Cómo el porteo nos ayudó

Ahora que dentro de poco está próxima a celebrarse la Semana Internacional de la Crianza en brazos, quiero compartir con ustedes cómo el porteo me ayudó con Caetano a prevenir la displasia de cadera. Al nacer, a todos los bebés los revisan diariamente mientras se encuentran en el hospital, clínica, centro de salud, etc. Una de las revisiones consiste en abrirle las piernitas para descartar que no haya alguna luxación, según lo que escuchaba decir a los médicos que acudían todas las mañanas a mi habitación mientras estaba en la clínica era “no se escucha ningún chasquido”, lo que significaba que aparentemente las caderas estaban bien, conforme pasaban los meses y acudíamos a las citas mensuales no nos decían nada fuera de lo normal: “el bebé está muy bien, está desarrollándose bien”, no fue sino hasta el cuarto mes en donde ya dejábamos de visitar al neonatólogo para empezar las citas con el pediatra que nos hicieron notar algo que no estaba bien. El pediatra mientras revisaba a nuestro hijo, nos dijo que si bien no se escuchaba ningún chasquido al abrirle las piernitas, tenía los pliegues asimétricos y que eso no era normal,  nos dijo que era necesario hacerle una radiografía para poder descartar algún problema con las caderas, una posible displasia*, hasta ese momento no sabía qué cosa era eso. La displasia de cadera es “una alteración del desarrollo de la cadera que produce un defecto en el contacto de los huesos que la forman” (http://redsalud.uc.cl/ucchristus/), la asimetría de pliegues que presentaba Caetano podía ser un signo de displasia.  El resultado de la primera radiografía mostró que existía una ausencia de núcleos femorales, el tratamiento que nos sugirió no fue nada complicado porque el problema no era grave, nos dijo que debíamos ponerle doble pañal de manera que las piernitas se mantuvieran más separadas de lo normal, lo que se supone ayudaría a la formación de los núcleos y evitaría la displasia, y también evitaría el uso de un arnés (que de sólo imaginarme a mi niño con uno de esos aparatos me entraba una tristeza enorme), debíamos hacer esto hasta el séptimo mes. Como yo porteaba a Caetano (no tan seguido pero lo hacía) le consulté al pediatra si es que esta manera de cargarlo resultaba favorable para el tratamiento y me dijo que sí, porque la forma como el bebé iba cargado en el portabebé era la adecuada.

Al llegar a casa me sentía triste, no quería que el pequeño problema se hiciera más grande,  me puse a investigar un poco sobre el tema, me metí a foros en donde muchos padres hablaban del  mismo problema, leí artículos sobre displasia, tratamiento e investigué un poco más sobre el uso del fular y sus beneficios, porque al contarles a todos en casa mi cuñada me dijo que el uso de fular era recomendable también para estos casos. Encontré artículos relacionados al uso del fular para la prevención de la displasia de caderas y también en otros que hablaban de cómo el uso de este tipo de portabebé ergonómico ayudaba a corregirla (este artículo me dio mucho aliento en cuanto al uso del fular para corregir la displasia: http://redcanguro.org/como-llegue-a-ser-mama-canguro-por-cristina/). Sentí una alegría enorme de haber podido conocer este maravilloso aliado: el fular, todo en primera instancia gracias a mi cuñada, quien vino de Europa con una visión totalmente distinta de la maternidad y la crianza, quien me enseñó esta maravillosa forma de portear. Trataba de seguir al pie de la letra la recomendación del pediatra sobre el uso del doble pañal, al principio lo hacía todos los días, ya luego sólo en las noches porque me había convencido de que debía portear a Caetano más seguido, luego dejé el doble pañal: con el uso del fular sería suficiente. Cuando Caetano cumplió 7 meses, nos dieron una orden para realizar otra radiografía, ya con los resultados en la mano fuimos a la revisión, el pediatra vio la radiografía, los núcleos se habían formado, podíamos sentirnos más aliviados y le atribuyo mi alivio al uso del fular, empecé a portear más seguido motivada por ayudar a mi pequeñito, lo hice convencida que además de permitir el contacto permanente con mi bebé y lo beneficioso que es para fortalecer el vínculo de apego entre mamá, papá y bebé, lo es también para prevenir y ayudar a corregir problemas físicos. Es importante también saber que no todos los portabebés son ergonómicos, existen muchos en donde los bebés van como si estuvieran colgados, con las piernas colgadas y muy abajo, y además también muchos papás llevan a sus bebés “cara al mundo”, imagino que deben creer que de esa manera el pequeño verá lo que ellos también ven, pero es importante que sepan que esa posición no es la adecuada por la sobreexposición y porque todo el peso del bebé recae en los genitales, la posición ideal de un bebé en un portabebé es la “posición ranita”, las rodillas deben estar ligeramente más alto que las nalgas y la columna debe estar en forma de “C”.

Porteando a Caetano a los 5 meses.
Porteando a Caetano a los 5 meses.

 

Si quieres más información sobre porteo, beneficios y demás, puedes chequear estos enlaces que pueden servirte de mucho si es que estás pensando en usar un portabebés ergonómico:

http://redcanguro.org/wp-content/uploads/2013/11/Folleto_RC_General.pdf

http://redcanguro.org/posicion-ranita-en-portabebes-2/

http://redcanguro.org/beneficios-emocionales-la-importancia-de-una-posicion-correcta/

(Enlaces pertenecientes a la página de Red Canguro)

*http://redcanguro.org/displasia-de-cadera-portabebes-sillas-y-otros-dispositivos-infantiles/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s