La llegada del hermanito: Murilo <3

Cuando nació Caetano, Omar y yo al inicio no queríamos ponernos a pensar en cuando tendríamos otro bebé, recién teníamos al pequeño en brazos y habían muchas personas que nos preguntaron cuando tendríamos otro más, sabíamos que queríamos tener más hijos, uno o dos más. Ya conforme Caetano fue creciendo nos planteamos en tener el siguiente bebé cuando él tuviera tres años, consideramos que a esa edad ya iba a poder asimilar mejor la idea de tener un hermano y ya iba a ser un poco más independiente para realizar algunas cosas. Si queríamos darle un hermanito a Caetano, debíamos ponernos a “trabajar” desde por lo menos diciembre del 2013. La noticia de un nuevo embarazo nos sorprendió, puesto que según nuestra planificación (jeje) se adelanto prácticamente un año, Caetano era aún pequeño, tenía 16 meses y su hermanito nacería cuando él tuviera dos años, por un lado pensamos en que la diferencia de edades entre ambos haría que fuera más sencillo criarlos juntos, la considerábamos la “diferencia de edades ideal”, por otro lado (sobre todo yo) pensamos en que sería un poco más pesado, cómo haríamos para atender a dos pequeños al mismo tiempo: la hora de dormir, la comida, la hora del baño, la teta, etc. Ah! Y sobre todo, cómo manejaríamos el tema de los celos, esa era nuestra gran interrogante. En primer lugar, desde que supimos que seríamos padres nuevamente, decidimos involucrar a Caetano en esta etapa, desde el primer instante le contamos a Caetano que tendría un hermanito, que crecería dentro de la pancita de mamá como él alguna vez creció seguro allí también, obviamente era mucha información nueva para Caetano así que teníamos que ir paso a paso, vivir juntos esta experiencia. Traté de pasar mucho más tiempo con él, aunque al principio no fue sencillo, me pasé prácticamente 2 meses en reposo absoluto debido a un hematoma que fue detectado en la primera ecografía, sólo podía pararme para ir al baño y ducharme, no pude atender a Caetano durante esos dos meses pero no dejé de darle teta porque felizmente la lactancia no ponía en riesgo mi embarazo y la verdad es que tampoco me había planteado la idea de destetarlo, una puede dar teta estando embarazada siempre y cuando el embarazo no sea de alto riesgo (si dar de mamar no provoca contracciones, entonces perfectamente puedes seguir amamantando*). Pasados estos dos meses en donde recibí apoyo y ayuda de Omar, mis padres y mis suegros, recibimos la noticia de la desaparición del hematoma y al fin dejaba el reposo absoluto para poco a poco continuar con mis actividades normales. Durante el embarazo todo fue casi sencillo, Caetano asimilaba bien la llegada del hermanito, sabía que dentro de la pancita crecía un bebé que cuando naciera jugaría con él, besaba la pancita, le hablaba y de cuando en vez me subía la blusa o el polo para ver la pancita. Siempre le decíamos que su hermanito sería su compañero, que con él compartiría sus cosas, juegos, aunque era obvio que la respuesta a veces era: no! Bueno, no nos hacíamos bolas, lo principal era disfrutar al máximo del tiempo juntos y que no sintiera que el hermanito llegaba para quitarle  toda la atención de los papás y su espacio.

Dándole un besito a su hermanito en la pancita <3
Dándole un besito a su hermanito en la pancita ❤

Quisimos tener todo listo con anticipación antes de la llegada del bebé, la ropa que usaría al principio, el cambiador, cuna no porque dormiría con nosotros, no pensamos en hacer que Caetano durmiera en otro cuarto, lo hicimos luego del nacimiento de Murilo. Entre las cosas que hice para involucrarlo en la llegada de su hermanito fueron:

  • Comprar un libro para niños sobre la llegada del hermanito, el libro era “Espero un hermanito” de Marianne Vilcoq, le gustó y lo leímos muchas veces antes de que naciera Murilo.
  • Llevarlo a algunos controles prenatales y se sorprendió mucho al escuchar los latidos del corazón del bebé, recuerdo que a la primera consulta que lo llevé estaba pendiente de todo y preguntaba mucho, yo le contaba qué estaba sucediendo en ese momento (era más pequeñito pero se comunicaba bastante bien, desarrollo su lenguaje muy rápido por lo que era más fácil saber que era lo que quería, nuestra comunicación a través de las palabras fluyó rápidamente).
  • Llevarlo a las ecografías, en donde junto con Omar le explicábamos que la imagen que se veía en el monitor era la de su hermanito.
  • Hacer que participara un poco en la organización de las cosas del bebé.
  • Hacer que toque la pancita y le hable, era gracioso porque cuando lo hacía levantaba mucho la voz para que “el bebé pueda escucharlo” 🙂
  • Coloqué la imagen de la ecografía del bebé en un lugar visible, junto con nuestras fotos familiares para que él lo identifique más como parte de nuestra familia.
  • Retratar momentos juntos, para  que más adelante podamos recordar esa etapa con imágenes que ayuden a reforzarla.

Lo más importante para nosotros era tratar de hacer todo como antes, en la medida de lo posible le dedicamos casi todo nuestro tiempo a Caetano, salíamos como siempre, jugábamos, mientras le explicábamos a Caetano que también podríamos hacer muchas cosas más cuando naciera su hermanito. También fue importante el apoyo de nuestras familias y sobretodo el de Omar, desde el principio de mi embarazo, él se sumergió mucho más en el cuidado de Caetano, como al principio yo debía guardar reposo empezamos por reasignarnos nuevas tareas: él se encargaba de bañarlo todas las noches, cambiarlo y muchas veces hacerlo dormir, tareas que normalmente hacía yo.

Paseando
Paseando
P1210069 - copia
Teteando (yo con 5 meses de embarazo)
Recién levantaditos :)
Recién levantaditos 🙂
Omar lavando con Caetano dormido y porteado en la espalda.
Omar lavando con Caetano dormido y porteado en la espalda.

Ahora que tenemos a nuestros dos pequeñitos, puedo decir sí es fuerte el trote diario: levantarse temprano, vestirlos, bañarlos, preparar la comida, hacer el aseo, salir, jugar con ellos, sentir cansancio, frustración. No somos los padres maravilla pero buscamos siempre apoyarnos mutuamente, compartir, aprender y disfrutar de la crianza. Lo más importante es que somos unos padres felices y orgullosos de las personitas que estamos formando. La llegada del hermanito cambia todo, que no te asuste el imaginar cómo te organizarás para poder atenderlos, disfruta al pequeño mayor y luego empieza a disfrutar de ambos con todo el corazón.

Familia <3
Familia ❤

*Quieres saber un poco más sobre lactancia y embarazo? Puedes tener información en estos links tomados de la página de la Liga de la Leche: http://www.llli.org/langespanol/nbvol17_4_julago_00.html http://www.llli.org/lang/espanol/lm_embarazo.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s