Upa, cargando, porteando…

La primera vez que vi a alguien usar un fular, fue a Talía (mi cuñada), ella acaba de llegar de Suiza, con su esposo y la pequeña Nayla (que iba súper cómoda y pegadita a ella en un fular), ya luego ella me fue contando para qué se usaba y me mencionó algunos de los beneficios. Cuando esperábamos a Caetano decidimos que también lo portearíamos y fue entonces que empecé a informarme un poco más sobre el porteo y sus beneficios, no veía la hora en poder llevar a Caetano en fular, sacarlo a pasear, al principio creí que la experiencia iba a ser fácil, lo principal era que el fular ya lo tenía, mi cuñada me había ofrecido darme el suyo cuando Caetano naciera ya que Nayla estaba más grande y además ellos tenían otro y una mochila ergonómica para poder usar con ella.

Estando embarazada, Omar y yo asistimos a un taller para usar un portabebés, fue el único al que asistimos y con esa experiencia ya nos sentíamos súper capos en el porteo jeje, además ya habíamos estado viendo videos, leyendo recomendaciones y mi cuñada siempre estaba presta a ayudarnos. Cuando Caetano nació, la primera vez que lo porteamos fue a los 10 días de nacido para llevarlo a la clínica a un control, Omar fue quien lo llevó porteado y mi cuñada la encargada de ayudarlo a colocárselo en el fular, recuerdo que Omar estaba nervioso y tenía el cuerpo rígido (bueno, aún se pone así cada vez que lo ayudo a colocarse el fular y/o el ergo), Caetano lloraba pero luego se quedó dormido y confieso que ambos temíamos que el bebé pudiera estar apretado y lo que más deseábamos en ese momento era que durmiera porque sabíamos que  si se despertaba lloraría y como papás primerizos que éramos, nos poníamos nerviosos y esto hacía que no supiéramos bien como calmarlo.

Omar y Caetano... Papá canguro.
Omar y Caetano… Papá canguro.

Al principio, no era tan fácil portear, tratábamos de hacerlo cuando Caetano estuviera dormido y creímos que quizá no le gustaba ir en fular porque  lloraba mucho y teníamos que movernos para que durmiera o sentarnos en la pelota de pilates y dar botes suaves, eso lo calmaba (en realidad hasta ahora la pelota de pilates ayuda a que Caetano se relaje a la hora de dormir) y luego podíamos salir pero la verdad era que lo hacíamos siempre que Caetano estaba dormido, así que dábamos pequeños paseos cerca de la casa. Otra cosa que no fue fácil al principio fue sujetarlo, las primeras veces hacíamos un nudo un poco flojo  (por el temor de tenerlo muy apretado) y yo por más que sabía que no había forma que se cayera del fular siempre estaba sosteniéndolo también con las manos. Siempre lo porteamos en posición ranita y confieso que me volví un tanto maniática: me fijaba si estaba bien colocado o se lo preguntaba a Omar todo el tiempo, si tenía la posición correcta, la espaldita en C y por supuesto, cuando estaba dormido andaba chequeando si respiraba.

Conforme Caetano fue creciendo, se acostumbró a que lo porteara en el fular, yo ya había vencido los miedos de mamá primeriza porteadora, empecé a hacer mejores nudos, si lloraba lo calmaba con más confianza y seguridad, aprendí a sacarlo del fular con facilidad sin necesidad de desatar el nudo y a volverlo a ponerlo en el fular con la misma facilidad (esto lo aprendí a fuerza porque durante los viajes en bus, si Caetano no estaba dormido se aburría, entonces lo sacaba para darle teta o tenerlo en mi falda). Lo maravilloso era que Caetano estaba siempre conmigo, cerquita mío, él sentía mi calor, mis besos, mis abrazos, se sentía protegido, amado, seguro. Otra de las maravillas que descubrí del uso del fular, fue que además era saludable para mí y para él: mi espalda no se veía afectada porque el peso se reparte de manera correcta, para el bebé porque favorece el desarrollo de la columna y previene la displasia de cadera, me funcionó perfecto con Caetano porque a los 4 meses detectaron que tenía los pliegues (de las piernas) asimétricos, le hicieron una radiografía y notaron ausencia de núcleos femorales por lo que llevarlo en fular ayudó a que estos núcleos se desarrollaran y no se presentara a futuro una displasia de cadera, la posición “ranita” es ideal para estos casos (más información en: http://redcanguro.org/posicion-ranita-en-portabebes-2/).

Algunos momentos de porteo.
Algunos momentos de porteo.

Para viajar, el porteo  fue de mucha ayuda para nosotros, con Caetano viajamos 3 veces, una en bus (a Villarica y Oxapampa) y las otras dos en avión a Piura. El fular fue clave en nuestros viajes, a Omar y a mí nos gusta mucho caminar, recorrer calles, tomar fotos y es por eso que para las caminatas, el fular fue y es nuestro aliado, además que Caetano iba súper  cómodo, observándolo todo, guardando sus primeras impresiones, descubriendo pequeños mundos junto a nosotros y también pudo dormir a gusto cuando lo requería.

Preparándonos para seguir con nuestra caminata (Villarrica 2012)
Preparándonos para seguir con nuestra caminata (Villarrica 2012)

A Murilo lo porteo más que a Caetano y es con él (Murilo) con quien he comprobado aún más la maravilla de poder tener las manos libres y poder llevar mejor la casa sin morir en el intento… Murilo fue porteado desde el cuarto día de nacido, con él si usé la posición cunita los tres primeros meses para poder darle la teta sin tener que sacarlo del fular, ya ahora lo porteo con la posición ranita y con él el porteo lo siento más fácil desde el principio, será porque ya tengo la experiencia de haber porteado a Caetano y además el mismo hecho de saber que tengo dos pequeños a quienes atender hizo que mis paranoias de primeriza desaparecieran. A Murilo le encanta ser porteado y es que lo hice desde que era tan pequeñito y todos los días que no tuve esos episodios de llanto como con Caetano, las sensaciones de apego, vínculo son las  mismas,  eso es lo que no cambia, la increíble sensación de sentir a tu bebé contigo todo el tiempo y a eso súmale que tus  manos están libres para coger otra mano más chiquita, o sea que la increíble sensación se duplica: el porteo me permite estar con mis dos pequeños amados al mismo tiempo.

Con mis hermosos <3
Con mis hermosos ❤

El porteo me permite poder hacer cosas en casa, cosas básicas como barrer, limpiar, poner ropa a lavar, cocinar (todo eso con Murilo a la espalda), me permite también darle tiempo a Caetano: jugar con él, acompañarlo cuando coge un libro, ver un pequeño video juntos (cuando Murilo duerme) y puedo pasar momentos lindos con los dos al mismo tiempo, como cuando salimos a dar una vuelta cerca o lejos y conversamos durante  el camino, les muestro cosas, ellos observan, nos detenemos a observar algo que llamó la atención de Caetano, hace preguntas al respecto, le respondo mientras también fijo la mirada en Murilo quien atento me observa con una sonrisa en los labios . Como una anécdota tierna puedo contarles que hasta Caetano portea, en varias ocasiones hemos salido él porteando a algún muñeco y yo porteando a Murilo, madre e hijo porteando, no es lindo? Caetano  a pesar de ser tan pequeñito es capaz de sentir y darse cuenta que al llevar cargado a su muñeco estará protegido, es instinto y aprendizaje, crianza.

Caetano porteando a Mickey
Caetano porteando a Mickey

Últimamente ya no uso mucho el fular porque estoy porteando más seguido a Murilo en la espalda y ponérmelo a la espalda con el fular me demandaba más tiempo para poder hacer bien el nudo y por lo mismo tenía que acomodármelo a cada rato. Uso ahora una mochila ergonómica, me la pongo en un dos por tres y Murilo va feliz, tanto así que ahora las siestas las hace en mi espalda mientras yo voy haciendo cosas en casa o leyendo o armando rompecabezas con Caetano. Empecé a portear a Murilo en la espalda a partir de los 7 meses porque sus siestas empezaron a ser más cortas por lo que no tenía mucho tiempo para hacer cosas en casa y a veces ya no quería quedarse sentado o echado jugando un rato, fue en ese momento que decidí empezar a hacer mis cosas con él en la espalda y también fue que empecé a darme cuenta que además las siestas empezaron a durar como antes (una hora en promedio), así que contentos todos: mamá, papá e hijos.

Aquí les dejo la página de Red Canguro en donde podrán encontrar información sobre porteo, entre beneficios y otras cosas cómo guías de uso de portabebés, guía de fulares: http://redcanguro.org/

Y también la página de Monitos y Risas: http://blog.monitosyrisas.com/

Anuncios

One thought on “Upa, cargando, porteando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s